El próximo domingo el radicalismo define sus autoridades provinciales y por el comité radical provincia, en las urnas se enfrentan el diputado provincial Maximiliano Abad y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. La victoria definirá el rol que tendrá la UCR en la coalición opositora y dos líneas se enfrentan: el tradicionalismo y la renovación.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el legislador y candidato a presidir el Comité radical bonaerense, Maximiliano Abad, apostó a lograr la unidad partidaria para posicionar al radicalismo dentro de Juntos por el Cambio. “Tenemos muchas expectativas de lo que pueda pasar el domingo y del futuro de la UCR que en los últimos años se ha puesto en valor”, enfatizó.

Comparó que “en los años previos al 2015, el radicalismo tenía pocos legisladores, intendentes y muy poca representación en los Concejos Deliberantes y en los Consejos Escolares, tenía una juventud radical desorganizada”, pero a partir de la victoria de Cambiemos hasta el 2019 la Unión Cívica Radical “adquirió musculatura, pasó de 11 a 32 intendentes, a tener un bloque legislativo fuerte, a tener concejales, consejeros y una juventud radical organizada”.

“El radicalismo volvió a ser un partido de poder que tiene sed de Gobierno, ahora nos toca construir el futuro del partido basado en ideas, organización y nuevos liderazgos”, aseveró.

La propuesta que encabeza Abad y que lleva el nombre “Adelante Buenos Aires” busca “dar soluciones a la coyuntura y dar respuestas a los desafíos del futuro”, para lo cual, apuntó que “la organización política es determinante para construir y ser la columna vertebral de Juntos por el Cambio y avanzar en la conducción de la coalición”.

Asimismo, aclaró que “nuevos liderazgos no tienen que ver con una cuestión de juventud, sino de hombres y mujeres que no tiene arrugas en el alma y se levantan para ver cómo construyen una sociedad más justa e igualitaria” y sostuvo que su espacio tiene como objetivo “construir ese futuro desde una lista que es la lista de la renovación, que la acompañan 27 intendentes, todos los legisladores nacionales por la provincia de Buenos Aires, los legisladores provinciales, intelectuales comprometidos con la idea de una Argentina diferente”.

“Somos la lista de la renovación, la identidad, la pertenencia y la conducta partidaria”

Abad se enfrenta a una lista que encabeza Posse, un jefe comunal tradicional que supo posicionarse en diversos espacios políticos para perpetuar su poder territorial. Durante los años que Cambiemos fue gobierno a nivel nacional, cosechó críticas de un sector del radicalismo que reclamaba mayor protagonismo a la hora de tomar decisiones de gobierno.

Al respecto, Abad analizó previo al 2015 que la UCR “es un partido que venía de ser un partido testimonial, un partido que había perdido su vocación de poder, pero hoy se puso en valor afrontar el futuro abrazándose a la unidad de la coalición para liderar la coalición y está transitando ese camino”.

Respecto a la situación actual de Juntos por el Cambio, el referente marplatense sostuvo que “es una coalición que ha entendido que para construir alternativa y alternancia en la provincia de Buenos Aires hay que estar unidos” y planteó: “La unidad es estratégica para que haya 2021 y se pueda volver al poder en el 2023, eso no quiere decir que los partidos que componemos la coalición no hayamos tenido o no tengamos diferencias, pero la unidad es estratégica para volver al poder en el 2023”.

En tanto, Abad diferenció el rol que tuvo el radicalismo en la provincia de Buenos Aires respecto al gobierno nacional durante los cuatro años que gobernó Mauricio Macri. Subrayó: “Fuimos parte de un gobierno en la Provincia que llevo adelante un montón de políticas que nos sentimos parte, como el boleto estudiantil gratuito, obras para todos los municipios sin importar el color político, reformas institucionales muy importantes, la paridad de género en las listas, acceso a la información pública. Nosotros nos sentimos parte de las políticas que se llevaron adelante en Buenos Aires”.

Aclaró, no obstante, que ese protagonismo fue posible porque “en la provincia hubo un vicegobernador radical”, al contario que a nivel nacional donde “hubo una coalición parlamentaria”.

“El PRO se hizo dueño del Gobierno en 2016 y el radicalismo tuvo una coalición parlamentaria. Ahora, nosotros entendemos que se puso en valor el radicalismo y ahora vamos a trabajar para volver a ser gobierno”, concluyó.