Una mujer mató a su novio de una puñalada en el corazón en Temperley

Eran vecinos y mantenían una relación desde hacía un año. La mujer, de 52 años, llamó al 911 desde la casa de la víctima y vecino suyo. Cuando llegaron los efectivos policiales hallaron al hombre, de 58, asesinado de una puñalada. La mujer fue detenida y declaró que tomaron alcohol, que se durmieron y que, al despertarse, se encontró con su novio muerto.

Una mujer de 52 años fue detenida acusada de matar de una puñalada en el corazón a su novio, un ingeniero agrónomo de 58, en un confuso hecho ocurrido en una vivienda de Temperley Oeste. La propia autora del hecho llamó al 911 para avisar a la Policía de lo ocurrido.

El hecho ocurrió el domingo por la noche cuando Ingrid Coene, de 52 años, estaba en el dormitorio de la vivienda de Guillermo Boserro, de 58, en la venida Fernández al 100, en Temperley. Ambos eran vecinos y novios desde hacía aproximadamente un año.

La Policía llegó al lugar luego de que la mujer llamara al 911. Cuando los efectivos de la Comisaría de Temperley llegaron al lugar hallaron al hombre fallecido de una puñalada en el corazón.

La mujer fue detenida inmediatamente por ser la única persona que se hallaba junto a la víctima. En el lugar se secuestró un cuchillo de unos 20 centímetros utilizado para el hecho. También, los policías notaron que había en la casa bebidas alcohólicas y medicamentos psiquiátricos.

“No recuerdo que pasó. Tomamos mucho champagne, nos dormimos y cuando me desperté, me encontré con esta situación”, le contó Coene al fiscal en su indagatoria.

Fuentes judiciales confiaron a DiarioConurbano.com que “la mujer se encontraría bajo tratamiento psiquiátrico por lo que se esperan tanto las pericias a ella como los resultados finales de autopsia al cuerpo de la víctima”.

Las mismas fuentes confirmaron que la herida de arma blanca que recibió el hombre fue en el corazón y que la pareja se encontraba en el dormitorio de la vivienda.

En la casa de la víctima no faltaban elementos de valor por lo que se descartó rápidamente la hipótesis del robo.

La causa – caratulada “homicidio” – se encuentra en la UFI 7 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Gerardo Loureyro.