Un vecino de Lomas apareció muerto en Punta Indio y la familia denuncia que fue asesinado

La familia de un hombre lomense que vivía en el partido de Verónica y murió hace un mes, denuncia que fue un homicidio y que los testigos del hecho se contradicen sobre lo que pasó. Por el momento las pruebas desestiman la versión del suicidio que intentaron sostener los que estaban con el hombre que murió y la familia espera el cambio de carátula a homicidio.

Leonardo Dekker nació en Lomas de Zamora pero se fue a vivir a Punta Indio hace seis años y en la mañana del domingo 13 de septiembre fue encontrado con un disparo en la cabeza. Durante el momento del hecho estaba con un hombre que vivía hace tres días con Dekker y dos vecinos. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Natalia, hermana de la víctima aseguró: “Ellos dijeron que fue a buscar algo a la habitación y se pegó un tiro pero nosotros nunca creímos esa versión porque mi hermano estaba bien. Nosotros no acusamos nada pero las contradicciones entre ellos son evidentes y las pericias dan cuenta de que no pudo dispararse solo”. 

Según las pericias, el disparo fue con una carabina calibre 22, un arma que tenía tanto Dekker y como el hombre que convivió con él por pocos días. La bala ingresó de abajo hacia arriba en la parte de atrás del cráneo, cerca de la oreja. Se estima que los tres hombres se contradijeron en sus declaraciones sobre los tiempos, como estaba vestido Dekker y como lo encontraron. 

En este sentido, Natalia opinó que es “muy difícil suicidarse con un arma tan larga y poder hacer ese movimiento para apuntar atrás de la cabeza”. “Yo considero que ellos saben más de lo que dicen y la verdad que no les creo nada porque se contradicen y difamaron a mi hermano que se suicidó y es evidente que no fue así”, argumentó la hermana de Dekker. 

También se hicieron pericias en la casa y en la ventana hay un impacto de bala que los peritos determinaron que fue hecha de afuera hacia adentro pero el casquillo no se encontró. Por ahora se espera el informe completo de la autopsia, el resultado de otra pericia del domicilio, una pericia balística, la revisión del celular y el dermotest que determinará si hay rastros de la utilización de un arma de fuego. 

Con las pruebas que pusieron en jaque la hipótesis del suicidio, la familia Dekker espera que se cambie la carátula de averiguación de ilícito a homicidio. “Pedimos el cambio de carátula urgente y aunque faltan un par de pericias para el fiscal es más que obvio que no se trata de un suicidio”, señaló la mujer.

Los tres hombres que presenciaron el hecho dejaron Punta Indio pero Natalia destacó que el fiscal debería volver a citarlos para indagar sobre lo que en verdad sucedió. “Él ya voló, no sabemos dónde está pero ellos son los únicos que saben lo que pasó así que van a tener que hablar”, afirmó.

La familia fue comunicada sobre lo que le sucedió a Dekker y en el Hospital de Verónica les informaron que tenía muerte cerebral a causa de un hematoma en la cabeza. Dos o tres días antes, Dekker le dio alojamiento a un hombre y esa mañana estaba junto a dos vecinos más.