“Tito” Noir sufrió un secuestro exprés en Banfield

El delantero del Taladro fue interceptado cuando manejaba su camioneta en Banfield. Lo llevaron hasta la casa de su representante en el barrio porteño de Flores. Allí, los golpearon y le robaron dinero y objetos de valor, y escaparon. "Creí que me iban a matar”, dijo el jugador.

El futbolista del Taladro Ricardo "Tito" Noir fue víctima de un violento secuestro cuando delincuentes lo interceptaron mientras conducía su vehículo en Banfield.

"Creí que me iban a matar. Mi vida estuvo en manos de unos delincuentes", señaló este lunes el delantero de Banfield tras trascender el hecho, ocurrido el viernes último.

El jugador del Taladro contó que fueron "unas dos horas de terror" las que tuvo que pasar luego de ser interceptado mientras manejaba su auto, golpeado y obligado a ir a su casa.

La pesadilla continuó en la casa de su representante Rubén Schwab, ubicada en el barrio porteño de Flores, donde el futbolista se encuentra viviendo.

Todavía conmovido por la violenta situación que tuvo que pasar, el futbolista contó: "Me golpeaban y me mostraban que el arma estaba cargada".

"Me tapaban la cara para que no los vea, estaban todos armados, eran muy violentos. Me pedían dólares. Yo les decía que se llevaran el auto, pero me llevaron a lo de mi representante", dijo.

Por su parte, el representante de Noir dio mayores precisiones sobre el hecho al señalar que los delincuentes "le cruzaron una camioneta Eco Sport oscura y lo tuvieron dando vueltas una hora".

También contó que cuando llegaron a su casa los secuestradores actuaron con furia y violencia.

"Estuvieron 20 minutos en mi hogar y la pasamos muy mal. Nos golpearon a todos, nos robaron y se fueron", indicó.

También contó que los delincuentes "no pidieron rescate" para luego agregar que "ellos sabían que era futbolista, sabían quién era" la persona que habían secuestrado.

Asimismo, el ex delantero de Boca y Newellïs expresó: "Tuve mucho miedo, sobre todo por mis hijos. Ahora tengo que darle adelante".

"Por momentos me quiero olvidar, pero me cuesta, fue difícil. Me ponían el arma en la cabeza. No lo quiero vivir más", dijo.

El jugador agradeció "la contención a todo el grupo, todo el plantel" de Banfield, con el que se volvió a entrenar este lunes de cara al inicio del torneo.

En tanto, Schwab manifestó que si bien el futbolista se entrenó este lunes con sus compañeros "está muy mal anímicamente por lo que pasó". Noir y su representante hicieron la denuncia en la Comisaría 38 de Flores.