Su ex pareja intentó matarla y lo condenaron: “Aún estando preso, mi vida corría riesgo”

Giuliana Troncoso, tiene 26 años. En 2018 un oficial de la Policía Local de Lanús -que tenía restricción perimetral- intentó matarla en una torre de edificios ubicado en Camino General Belgrano al 2900, en Lanús Este. Este viernes se conoció la condena y la joven manifestó estar más aliviada pero con la incertidumbre por lo que puede pasar más adelante. “Del juicio salí contenta porque sé que va estar diez años y puedo estar más tranquila pero estoy preocupada porque tengo que mirar hacia adelante, dónde me paro, qué es lo que voy hacer ahora”, expresó.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Giuliana, relató lo que vivió el 30 de marzo de 2018, cuando Jonathan Salazar –condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°10 de Lomas de Zamora, a la pena de 10 años de prisión por  “homicidio agravado por haberse cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y con quien ha tenido una relación de pareja, en grado de tentativa”- pateó y rompió la puerta de su departamento, la agarró de los pelos, e intentó matarla.

“Fue para las Pascuas hace tres años atrás. Yo estaba con mi hermana y el papá de mis nenes. Él (por Salazar) vivía en la torre que está frente a la mía. Irrumpió en mi domicilio, me amenazó con un cuchillo, me cortó el talón y atrás de la oreja. Me dijo que quería estar conmigo, que si yo no estaba con él, no estaba con nadie. Después, me colgó del balcón, en un quinto piso”, describió Giuliana.

Y agregó: “Yo sabía que tenía que venir mi hermana y el papá de mis nenes que habían ido a comprar. Entonces, en todo momento, charlaba con él (con Salazar) esperando que llegara mi hermana. En eso, entró el papá de mis nenes, lo golpeó, y yo quedé colgada del balcón. Me salvó el papá de mis hijos”.

Al mismo tiempo, Giuliana, aclaró que estaba separada del padre de sus hijos pero que el imputado “nunca había sido su pareja”. “No fuimos pareja. Era una obsesión que tenía conmigo”, indicó.

Salazar llegó a juicio oral detenido. Sin embargo, según la víctima, en todos estos años jamás dejó de hostigarla. “Todo este tiempo estuve con miedo de que saliera de prisión y justo cuando pasó lo de Úrsula (Bahillo), una semana después, llegó el juicio. Pero durante estos tres años, él me siguió molestando a través de mensajes. Si no me amenazaba él, me amenazaba la familia. Aún estando preso mi vida corría riesgo”, afirmó.

El 17 de febrero se realizó el juicio en los Tribunales de Lomas de Zamora. La fiscal Marcela Dimundo había solicitado 10 años y 6 meses de prisión. Según contó Giuliana, durante el debate, declararon dos ex pareja del acusado y “aportaron a la causa porque a ellas también las quiso matar”.

“En el juicio, él (el agresor) dijo que era inocente. En ningún momento se sintió culpable de lo que hizo. Espero que la justicia desde ahora en más actúe más rápido porque esperar un juicio tres años es un montón. Si no se arrepintió en tres años que lleva preso, va salir, y va hacer lo mismo”, sentenció.

Al mismo tiempo, explicó que la abogada que la patrocinó había solicitado 15 años. “La condena me parece poco. Hoy, a los violadores y a los asesinos, les dan menos años que a una persona que roba. Las leyes deberían cambiar porque estas personas salen y vuelven a hacer lo mismo. Él no se arrepintió en ningún momento. Si no hubiese sido por el papá de mis hijos sería una más de todas las que mataron”, señaló.

Por último, la joven indicó que en este momento tiene perimetral por la familia del acusado. “Tengo perimetral para que la familia de este hombre no se acerque pero él también tenía perimetral y me quiso matar. Dentro de diez años va a salir con más bronca y no sé lo que puede llegar a pasar”, cerró.