Solano: Policía baleó a un adolescente que intentó robarle la camioneta

Un sargento de la Policía Local de Esteban Echeverría baleó este viernes en una pierna a un adolescente de 15 años que intentó robarle la camioneta que se hallaba estacionada frente a su casa de la localidad bonaerense de San Francisco Solano, informaron fuentes de la fuerza de seguridad y judiciales.

El hecho se registró en la calle 888 entre 838 y 839 de dicha localidad del partido bonaerense de Quilmes, en la zona sur del conurbano.

Voceros judiciales y policiales informaron a Télam que efectivos del Comando Patrullas de Quilmes acudieron al lugar tras un llamado al teléfono de emergencias 911 que alertó acerca del intento de robo de una camioneta a un policía, que se resistió y efectuó tres disparos.

Los agentes se entrevistaron con la víctima del asalto, un sargento de la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) de Esteban Echeverría, quien señaló que se encontraba en el interior de su casa, franco de servicio y vestido de civil.

En esas circunstancias, escuchó ruidos provenientes de la calle, donde se encontraba estacionada su camioneta utilitaria Fiat Fiorino, por lo que se asomó y vio a un sospechoso al costado del rodado, con aparentes intenciones de robo.

A raíz de ello, y siempre según su versión, el sargento tomó su arma reglamentaria Bersa Thunder Pro, salió a la calle y le impartió la voz de alto al asaltante.

Fuentes policiales y judiciales informaron que el ladrón se abalanzó sobre el dueño del vehículo con dos armas blancas en sus manos, por lo que el policía le efectuó tres disparos.

El asaltante, que resultó ser un adolescente de 15 años, recibió un impacto de bala en una de sus piernas, por lo que se solicitó de inmediato una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) y fue trasladado al hospital Iriarte de Quilmes, donde esta tarde permanecía internado en estado reservado.

Interviene en la investigación del hecho la fiscal Ximena Santoro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de Quilmes, que calificó legalmente la causa como “robo en grado de tentativa” y no adoptó al momento ningún temperamento en cuanto al policía involucrado.