Según la autopsia, la beba que murió en Budge fue asfixiada y se complica la situación de su abuela

La mujer de 51 años  detenida por el crimen de su nieta  de 4 meses, en un hecho ocurrido en Ingeniero Budge, se negó a declarar este lunes. En tanto, la autopsia determinó que la pequeña fue asfixiada colocándole una persona la mano en su boca.

Por otro lado, la madre de la víctima, de 17 años, se encuentra a disposición del Fuero Penal Juvenil de Lomas, alojada en un centro de menores de la ciudad de La Plata. Está imputada de abandono de persona.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que la detenida Bettina Paola Fabbro, de 51 años, se negó a declarar este lunes en la indagatoria ante la fiscal Marcela Juan, de la UFI 16 de Lomas. En tanto, el juez Gabriel Vitale convalidó su detención.

Paralelamente, se conoció el resultado de la autopsia a la beba de nombre Ana. Se determinó que falleció asfixiada por obturación de vías respiratorias, es decir que fue asesinada. Esto complica a su abuela ahora detenida ya que era la única persona que estaba en la casa de Budge con la pequeña.

Ahora se espera que la justicia Penal Juvenil determine que imputación le cabe a la madre de la niña, quien no se encontraba en la casa cuando ocurrieron los hechos. En tanto, Fabbro con continuará detenida por “homicidio agravado por el vínculo”, delito que prevé la pena de prisión perpetua.

El hecho

Todo ocurrió el sábado último alrededor de las 7 de la mañana cuando Bettina Fabbro acudió a la casa de una vecina, en Guaminí, entre Necol y Campana.

Según se estableció, le pidió si le podía dejar al cuidado a su nieta de un año y medio ya que la de 4 meses se le “había ahogado”. La vecina la ayudó con la pequeña pero luego se determinó que ingresó con la víctima a la Unidad Sanitaria Finocchieto, en Budge, recién a las 10, es decir tres horas más tarde.

La beba tenía golpes en el cuerpo, particularmente uno en la cara y otro en el cuello, que alertaron a los investigadores. “Las primeras explicaciones de la mujer fueron confusas y contradictorias”, revelaron.

Luego, se estableció que la mujer de 51 años vivía con su hija – madre de las dos niñas y de un año y medio y cuatro meses – en la vivienda de Budge. La menor tiene 17 años y no estaba en la casa cuando ocurrieron los hechos.

“Todos los testigos coincidieron en señalar que las dos criaturas lloraban todo el día y que la madre y la abuela las dejaban encerradas en la pequeña casa en la que vivían”, informaron fuentes del caso.

Los médicos en principio determinaron que los golpes de la beba de 4 meses son compatibles con maltratos, no con accidentes caseros. Luego, la autopsia determinó que Ana había sido asesinada por alguien que la asfixió con la mano.

A partir de estos  elementos, la fiscal Marcela Juan, de la UFI 16 de Lomas de Zamora, dispuso la detención de la abuela de víctima y la imputó por “homicidio agravado”. En tanto, dio intervención al fuero Penal Juvenil, quien quedó acusada de “abandono de persona”.