Se negaron a declarar los detenidos por el crimen de un hombre en Solano

Los tres acusados del crimen de Sergio Andrés Lust, asesinado a balazos delante de su esposa y sus tres pequeñas hijas cuando regresaban de vacaciones en su auto y delincuentes armados los asaltaron en un semáforo en la localidad bonaerense de San Francisco Solano, partido de Almirante Brown, se negaron este jueves a declarar ante el fiscal de la causa y seguirán detenidos, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Sergio Hernán Moreno (30), Claudio González (34) y Sergio Alberto Leiva (32), alias “Monito”, a quienes el fiscal Lorenzo Latorre, les imputó el delito de “homicidio agravado criminis causa”.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el último de los acusados fue sindicado como el presunto autor de los disparos que ocasionaron la muerte de Lust (46) y en cuyo poder habían secuestrado un revólver calibre .32.

Los investigadores determinaron que los delincuentes frecuentaban una gomería de la zona, ubicada en avenida San Martín y El Benteveo, a unas cuatro cuadras de donde terminó chocando el vehículo de la víctima.

Según las fuentes, a través de las cámaras de seguridad que captaron el momento del ataque identificaron a uno de ellos, que sería González y resultó el primer detenido de la causa.

Luego, la Policía detuvo al “Monito” en su casa situada en El Gorrión al 2100 y a Moreno en El Benteveo al 2500, todo a pocas cuadras del lugar del hecho.

En poder de Leiva secuestraron el arma de fuego que será peritada para determinar si fue utilizada en el crimen, mientras que Moreno llevaba ropas de similares características que vieron en las cámaras.

El hecho se registró el miércoles alrededor de las 4.30, cuando Lust conducía su Volkswagen Bora gris en el que iba acompañado de su esposa y las tres hijas del matrimonio, de entre 2 y 9 años.

De acuerdo a los pesquisas, la familia se dirigía a su casa tras regresar de unas vacaciones en San Bernardo, partido de La Costa, y en el cruce de avenida San Martín y Santa Ana, de San Francisco Solano, en el sur del conurbano, el hombre frenó ante un semáforo en rojo.

En esas circunstancias, al menos cuatro delincuentes que iban a pie abordaron a la familia con fines de robo y le exigieron dinero, pero Lust los esquivó a poca velocidad.

Anahí Jara (35), esposa del hombre asesinado, contó ayer a la prensa que los ladrones “querían el auto” para cargar a uno de asaltantes, que presuntamente “estaba lastimado”, pero no tenían lugar porque estaban sentadas “las dos bebés atrás”.

“Mi marido les dijo que no, que a las nenas no las iba dejar”, recordó la mujer y luego contó que su esposo insistió: “Te doy el auto y lo llevás vos, dejame sacar a la nena”.

Sin embargo, uno de los asaltantes que estaba del lado de la ventanilla del conductor efectuó varios disparos, uno de los cuales le ingresó al hombre por el costado del cuerpo.

Según las fuentes, el conductor quedó fallecido con el pie en el acelerador y el vehículo tomó gran velocidad hasta que a unas siete cuadras, en San Martín y Tierra del Fuego, chocó contra un poste y un Volkswagen Crossfox blanco.

A raíz del impacto, la hija de 9 años de Lust sufrió la rotura de clavícula, otra hija una lesión en el mentón y la esposa de la víctima algunos golpes.

Un vocero de la pesquisa explicó a Télam que el hecho “arrancó como un homicidio culposo” ya que en un primer momento “nadie sabía que había sido un asalto porque fue unas cuadras antes”.

En ese sentido, la causa se inició en una fiscalía de Delitos Culposos hasta que horas después la esposa de Lust pudo relatar sucedido y los peritos comprobaron que el hombre había recibido un disparo que le causó la muerte.

Al confirmarse el crimen, el expediente pasó a manos del fiscal Latorre, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Lomas de Zamora, quien dispuso una serie de diligencias que permitieron detener a los tres sospechosos.