Robo en Banfield: “Tenían a mi hija y la pusieron de rodillas en la punta de la cama”

La dueña de la casa asaltada esta madrugada en Banfield relató los momentos de terror que vivió su familia luego del ingreso de los cuatro delincuentes, dos de los cuales aún están prófugos.

La primera en despertarse por los ruidos cuando irrumpieron en la vivienda fue la hija de la familia, de apenas 11 años. Sus gritos pusieron en alerta a su papá pero en cuanto abrió los ojos se encontró con tres hombres adentro de su habitación. “Mi marido forcejeó con ellos pero le pegaron y lo ataron en el piso”, afirmó la mujer.

Sin embargo, la imagen que no puede quitarse de la cabeza, fue la primera que enfrentó al despertarse: “Tenían a mi hija y la pusieron de rodillas en la punta de la cama”. La voz se le quiebra de solo recordarlo, pero en ese momento no midió consecuencias y reaccionó de inmediato: “Salté de la cama a sacarles la nena de las manos, no quería que la toquen”.

De acuerdo a su testimonio, los ladrones se comunicaban por handy con un cuarto cómplice que los esperaba afuera haciendo de “campana”. No llegaron a estar con ellos más de 15 minutos adentro de la casa pero parecieron eternos y fue una simple casualidad, expresó la mujer, lo que evitó que el desenlace fuera todavía peor.

“Mi hija estaba en una llamada con una amiga cuando entraron ellos”, destacó Mirta, y no dudó en asegurar: “Ese contacto fue el que nos salvó”. Porque esa nena, al comprender el peligro en el que se encontraban, le avisó a sus padres y ellos fueron los primeros en comunicarse con la policía.

En cuanto las sirenas de los patrulleros empezaron a escucharse a lo lejos los delincuentes apuraron la fuga con es escaso botín que habían podido reunir hasta ese momento. “Se llevaron 300 pesos de mi billetera y el celular de mi marido”, indicó la mujer, antes de señalar que se trata de un modelo viejo que ya “no vale nada”.

 

Fuente: TN