Para la familia de Franco Martínez, “las evidencias confirman que fue un homicidio”

A un mes de la aparición del cuerpo de Franco Martínez, el joven lomense encontrado ahorcado en la Reserva Ecológica de Ciudad de Buenos Aires, la familia exige que no se dilate la pericia del celular y se reconstruya el hecho. Además, solicitarán que gendarmería realice la segunda pericia tras las irregularidades de la primera.

El fiscal de la Ciudad de Buenos Aires tomó las medidas que presentaron los abogados querellantes pero la familia espera las respuestas para esta semana o la próxima y estiman que “no se prioriza el caso de Franco”. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Lisette Martínez, hermana de Franco, manifestó: “Sabemos que las evidencias que se van encontrando en el lugar del hallazgo confirman que se trata de un homicidio pero aún así necesitamos como fue que él llegó ahí, quienes cometieron esto”. 

Con la voluntad de la familia, se espera que Gendarmería realice la segunda pericia criminalística y forense ya que consideran que “no es coincidente lo que acreditó la primera pericia con el perito forense de la morgue judicial”. “Queremos una segunda visión tanto del cuerpo como del lugar considerando las distancias entre el río, la altura del árbol, la soga y las capacidades de Franco”, relató Lisette.

En este sentido, la hermana de la víctima, aseguró que “hay irregularidades que al no coincidir demuestran que se trata de un homicidio”. “Nosotros queremos saber la verdad de lo que pasó con Franco, quienes están implicados”, agregó.

También la querella solicitó que se reconstruyan los hechos, los registros de las cámaras de seguridad de la Ciudad y de la Reserva, la pericia del celular para verificar si Franco fue engañado y un informe del personal de la Reserva desde el 23 de julio al 20 de agosto. 

La hermana de Franco explicó que mientras la Reserva afirmó que se habían borrado los archivos de esa fecha, la Ciudad de Buenos Aires no les da una respuesta concreta. 

“El tiempo sigue pasando. Pensamos que no tienen las cámaras en funcionamiento, y la ciudad no quiere afirmar que no las tienen porque sería aceptar que fallan los mecanismos de seguridad y se jactan de tener el mejor sistema de monitoreo”, opinó Lisette.

Por el momento todas las medidas que pidieron los abogados fueron requeridas y la familia está a la espera que las distintas entidades den una respuesta. Lisette adelantó que “esta muy lento el proceso” y que esperan realizar una marcha si no obtienen una respuesta en la próxima semana.