Ofrecen recompensa para hallar a los que atropellaron y mataron a un joven en Budge

Luego de seis años de la muerte de Jennifer Rojas, una joven de 29 años atropellada en Ingeniero Budge por una moto que huyó tras el homicidio, se hizo formal el ofrecimiento de  una recompensa para quien aporte datos concretos sobre los responsables del crimen. El Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires ofrece entre 150 y 200 mil pesos a quienes puedan suministrar la información a las autoridades correspondientes para esclarecer el delito.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Socorro Rojas, madre de la joven, aseguró: “Yo no se quiénes son pero sé que alguien sabe quiénes fueron los responsables y quizás si no lo hicieron antes por plata me digan si vieron algo. Los tengo que encontrar porque aunque no me la devuelvan físicamente quiero que mi hija tenga justicia”. 

Desde un principio, la investigación contó con pocas pruebas sobre los autores del homicidio debido a que nadie pudo oficiar de testigo directo del hecho, el único vecino que aseguró que vio algo no pudo reconocer a los conductores y el registro de cámaras se volvió ilegible por la baja calidad.

Con las dificultades para avanzar sobre los responsables, Rojas luchó para que el Ministerio de Justicia provincial pusiera a disposición un pedido de captura y finalmente logró su cometido. 

Se ofreció una recompensa para los que aporten datos, informes o testimonios fehacientes que contribuyan al esclarecimiento del homicidio. Quienes quieran prestar información deben presentarse a la UFI 10 del Departamento de Lomas de Zamora o comunicarse al teléfono 4202-1327, del Departamento judicial.

“Alguien me tiene que decir quienes fueron ese día los que estaban en la moto, ahí voy a tener un poco de calma”, afirmó.

Uno de los temores de la madre de la joven era que prescriba la causa y como consecuencia se cierre la investigación debido a que por ser homicidio culposo tiene un tiempo limitado. 

En este sentido, Rojas opinó que está “tranquila” y aseguró que le “prometieron que no la van a cerrar”. “Tuve una audiencia con el fiscal general de Lomas y varias personas más que me aseguraron que habiendo una recompensa de por medio no se iba a cerrar”, relató. 

Jennifer vivía en Ingeniero Budge junto a su madre y estudiaba Bioquímica en la Universidad de Buenos Aires (UBA). El 13 de noviembre de 2014 cerca de las 19 fue atropellada por dos personas que se movilizaban en una moto a metros de Recondo y Guaminí. Se estima por relatos de vecinos que fueron dos jóvenes que se dieron a la fuga luego de acomodar la moto que había chocado contra un cordón tras la colisión.