Murió un policía retirado baleado por delincuentes en Quilmes

Un policía retirado que había sido baleado por delincuentes que le quisieron robar el auto en la puerta de su casa en diciembre, en el partido bonaerense de Quilmes, murió en las últimas horas, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Héctor Aníbal Lagraña (56), quien el 11 de diciembre sufrió el intento de robo de su auto cuando salió de su casa y en el que recibió tres disparos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el capitán retirado fue asaltado ese viernes en la noche por tres delincuentes que lo abordaron en la puerta de su vivienda, ubicada en la calle Aristóbulo del Valle al 500 de Quilmes.

Los ladrones armados descendieron de un Volkswagen Vento gris con la intención de robarle sus pertenencias y su Peugeot 208.

Lagraña se identificó como policía y dio la voz de alto, ante lo cual los asaltantes extrajeron sus armas y se produjo un enfrentamiento, en el que el excapitán recibió tres disparos en el abdomen y quedó tendido sobre el suelo, desvanecido.

Tras herirlo y sin llevarse ningún elemento de valor, los ladrones se subieron rápidamente al Volkswagen en el que circulaban y escaparon a toda velocidad.

El hombre fue derivado de urgencia al Hospital Iriarte de Quilmes, donde quedó internado hasta que falleció en las últimas horas, confirmaron las fuentes.

En tanto, horas después del hecho un joven había quedado detenido tras ser dejado abandonado con una herida de arma de fuego en el hospital Evita de Lanús.

Además, a pocas cuadras del domicilio de ese sospechoso fue hallado quemado y con impactos de bala el Vento gris utilizado para cometer el robo.

Por otra parte, la policía continuaba trabajando para dar con cómplices, dijeron los voceros.

El hecho es investigado por el fiscal Leonardo Sarra, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Quilmes.