Monte Chingolo: Denuncian que una mujer murió a causa de los golpes de su cuñado

Una mujer denunció que su hermana, Teresa Silvana Leguizamón, de 41 años, murió producto de los golpes propiciados por uno de sus cuñados. El hecho ocurrió el 29 de enero, en Allende al 4500, en Monte Chingolo, en el partido de Lanús, donde la mujer falleció un día después en un hospital de la zona. La hermana de la víctima exige justicia y reclama el avance en la investigación.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Mónica, la hermana de Teresa Silvana Leguizamón, relató cómo fueron las últimas horas de su hermana y pidió que se acelere la investigación.

“Ella en el hospital dijo que el cuñado le pegó un palazo en la cabeza, no sé si discutieron, o qué. El marido cuando volvió de trabajar la encontró toda golpeada. La bañó, la acostó, y se durmió. No llamó a la ambulancia porque el hermano (el agresor) le dijo que ya había llamado y, que vino el médico, la acostó en la cama y quedó ahí. Eso está en duda, hay que ver si realmente fue el SAME”, señaló Mónica.

Al otro día, según el relato de Mónica, su cuñado se comunicó con otra de sus hermanas y le avisó que Teresa se había descompensado producto de un estrés porque uno de sus cuñados sufrió un accidente con la moto y estaba internado en terapia intensiva. Esa situación, habría causado convulsiones en Teresa y se desmayó.

“Mi cuñado minimizó todo. Dijo que era producto del estrés y que no se podía levantar porque le dolía todo el cuerpo”, indicó.

Preocupados por la situación de Teresa, una de sus hermanas, se comunicó con el hijo de la víctima -quien vive con su abuela materna- y le pidió que fuera a ver a su mamá.

“Mi sobrino tenía una copia de la llave de la casa y la fue a ver. La encontró recostada en la cama, lastimada con golpes en la cara y en el cuerpo, en estado de inconsciencia, acompañada de su hijita de 2 años y medio. El marido se fue a trabajar y la dejó así”, explicó la mujer.

Luego fue trasladada al hospital Narciso López, de Lanús, donde la médica detectó todos los signos de violencia que Teresa presentaba; golpes y hemorragias internas. Según informó Mónica, Teresa recibió una patada que le reventó el bazo, un puntazo le perforó el pulmón y tenía tres golpes en la cabeza. El 30 de enero a la mañana entró en coma farmacológico y falleció.

“La doctora hizo la denuncia y dijo que habían sido más de dos personas que le habían pegado. Se comunicó con ella y logró decirle que fue el cuñado quien la golpeó con un palo. Los culpables siguen sueltos y la fiscalía no está trabajando”, denunció.

Teresa Silvana Leguizamón era madre de tres hijos. Un joven de 21 años y una adolescente de 16 –ambos viven con la abuela materna- y la nena de dos años de su relación con su actual pareja con la que convivía desde hacía cinco años aproximadamente. Compartía la misma vivienda con su pareja y los hermanos del hombre.

“Nunca vimos nada pero ella siempre contaba que él (su pareja) se ponía nervioso y se alteraba. Mi hermana minimizaba todo. Si nos hubiésemos enterado que estaba pasando por todo esto la hubiéramos ayudado. Ella no contaba nada, se había alejado  de la familia, estaba aislada”, finalizó Mónica.

La causa está en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús, especializada en delitos contra la integridad sexual y violencia familiar y de género, a cargo de la fiscal María Soledad Garibaldi.