“Mijail también fue víctima de un entorno e instituciones que no lo ayudaron”

“Mijail tenía problemas de conducta. Era un chico que reaccionaba violentamente. En la escuela hicimos lo que pudimos pero las instituciones no tienen una reacción ante estos casos. Lo que ocurrió se pudo haber prevenido”. Así se refirió al adolescente de 15 años acusado de asesinar a su prima de 9, en José Mármol, Graciela Maggio, ex directora de la Primaria 25 de Rafael Calzada, donde el chico curso 5to y 6to año de su educación primaria.

“Recuerdo que Mijail era muy inteligente pero también tenía problemas para controlar sus impulsos. Era un chico que siempre reaccionaba violentamente. Le habían dado el pase de otra escuela por esos problemas. Lo que ocurre en estos casos es que siempre se sacan de encima las cuestiones problemáticas y no se resuelven”, contó la docente, en diálogo con DiarioConurbano.com.

La docente ya jubilada recordó que su escuela tenía equipo de orientación y se ocupó del caso. “Estuvimos encima de él, lo mandamos a tratamiento psicológico pero su abuela en un momento lo consideró innecesario. Ahí influyó una cuestión cultural de la familia. Quizás de haber seguido el tratamiento podría haber mejorado la conducta”, añadió.

Mijail vivió con su madre hasta que la mujer volvió a casarse. “La mamá se olvidaba que el nene estaba en la escuela y muchas veces lo tuvimos que llevar a la casa a las 6 y media o 7 de la tarde. Cuando ella volvió a formar pareja, Mijail fue a vivir con sus abuelos que se ocupaban más de él”.

Maggio hizo una autocrítica hacia el funcionamiento de las instituciones educativas. “Muchas veces las autoridades máximas exigen una gran cantidad de papeles y se termina desatendiendo el problema que tienen los chicos. Muchas escuelas además, se sacan de encima a los pibes con problemas”.

Además, cuestionó que “nadie se preguntó si cuando mató a su primita, el chico estaba yendo o no a la escuela. Si estaba yendo, ¿estaba haciendo algún tipo de tratamiento?”. Y finalizó: “Estefanía fue víctima de un crimen, pero Mijail también fue víctima de un entorno e instituciones que no lo ayudaron”.