Más testigos señalaron a Sosa, el acusado de asesinar a Mel, como un “acosador” y “violento”

Mell TuffnerTestigos que declararon en el juicio oral que se realiza por el crimen de Melisa Tuffner, la estudiante de Psicología y acróbata asesinada a golpes y puñaladas en la localidad bonaerense de Glew en 2015, afirmaron que el único imputado es una persona “aterradora”, que causaba “miedo” a las mujeres y que intentó abusar de una niña. Se trata de Oscar “El Buey” Sosa (30), quien está siendo juzgado por el Tribunal Oral Criminal 8 de Lomas de Zamora por el homicidio de su vecina, Mel cometido el 19 de julio de 2015.

DiarioConurbano.com señaló que el padre de la víctima dijo en una de las jornadas del juicio que Sosa acosaba a las chicas del barrio (El padre de Melisa Tuffner dijo que acosaba a las chicas del barrio)

Otra testigo fue Karina Reynoso, prima del acusado, que contó al tribunal que “El Buey” intentó abusar de su hija, le tapó la boca y le dijo que si hablaba él iba a matar a sus padres. También declaró un vecino que encontró a la joven golpeada y moribunda en la vía pública y que dijo al tribunal que Sosa era “un hombre mal visto” por las mujeres que lo conocían.

Finalmente, declaró Claudia Benítez, ex mujer de Sosa y con quien tiene dos hijos, que recordó que tras separarse de él hace varios años lo denunció por violencia de género.

Los informantes judiciales señalaron que las audiencias se retomarán el lunes próximo a las 10.00 con la declaración de más testigos ante los jueces Nicolás Amoroso, Gustavo Ramilo y Alejandro Garlata y los fiscales Pablo Pando y Mabel Lois.

Sosa está acusado de matar la tarde del domingo 19 julio de 2105 a Tuffner, a quien presuntamente encontró en la calle y comenzó a seguir cuando ella se dirigía al centro cultural “El Gringo Viejo”, ubicado en Glew.

La joven tenía previsto ir a ese sitio y luego encontrarse con su familia en la cancha de Temperley, el club del cual era fanática, aunque nunca llegó, ya que antes los vecinos la encontraron tirada en la vía pública gravemente herida y agonizando.

Melisa fue trasladada a la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Longchamps, donde los médicos constataron que presentaba dos heridas punzo cortantes profundas en la cabeza, una en la parte posterior y otra en la sien, y un corte en la cara, además de golpes.

Cuando sus familiares se enteraron de lo sucedido, tramitaron su traslado al Hospital Sirio Libanés, en el barrio porteño de Villa Devoto, aunque la joven llegó allí con muerte cerebral y finalmente falleció.

Sosa era vecino de la víctima e incluso participó de una marcha en la que se reclamó Justicia por el hecho y se acercó a darle el pésame al padre, según contaron los familiares en la época del hecho.

El vecino quedó involucrado en el caso porque las cámaras de seguridad de la zona lo capturaron caminando detrás de Melisa, aunque no se ve el momento del ataque, y por propia voluntad se entregó en la comisaría.

Como la joven no presentaba signos de abuso y por ahora no se encontró otra motivación, la causa está caratulada como homicidio simple y no como femicidio.

Fuente: DC y Télam