Longchamps: Quiso evitar un robo y lo mataron

Vladimir Guzmán tenía 27 años y fue asesinado de un tiro en el abdomen por delincuentes que entraron a robar en un kiosco, en la localidad de Longchamps. Según informaron, quiso evitar que los ladrones asaltaran el negocio de su barrio y fue en ese momento que lo hirieron.

El violento episodio ocurrió el viernes último cerca de la medianoche en un kiosco ubicado en avenida Espora y Bolivar, en la localidad de Longchamps. Allí, tres delincuentes –armados- ingresaron con la intención de asaltar el negocio donde Vladimir y dos amigos estaban por tomar algo luego de jugar a la pelota. En ese momento, el comerciante que estaba detrás del mostrador decide salir corriendo y quedaron los jóvenes solos con los delincuentes.

Uno de los sujetos efectuó dos disparos dentro del negocio y salió del lugar. Vladimir y otro joven comenzaron a perseguirlo y cuando lograron acercarse, el delincuente realizó tres disparos. Uno de los proyectiles le rozó la cabeza, otro proyectil le atravesó el estomago y el último le pegó en la pierna. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Germán, el hermano de la víctima, explicó: “Una vez que pasó todo, los vecinos llamaron al 911 y acudieron tres patrulleros. Cuando los efectivos llegaron encontraron un auto que había quedado en el lugar – aparentemente era de los delincuentes- y a una chica que sería cómplice. Al ver a la policía, la chica rompió el vidrio del coche y sacó sus pertenencias. La policía, en vez de atender a mi hermano, trasladó a la chica a su domicilio”.

Según el relato de Germán, luego de este episodio con la chica que -sería cómplice de los delincuentes- llegó otro móvil policial que tampoco quiso auxiliar al joven que permanecía tirado en el piso.

Los policías decían que si ellos lo tenían que trasladar sería en calidad de detenido y pidieron que lo llevaran para mi casa porque estaba borracho. Mi sobrino y su novia lo llevaron sin saber que estaba herido en el abdomen”, agregó.

Una vez que llegó a su domicilio, Vladimir fue trasladado por un amigo al hospital Lucio Meléndez, donde el domingo falleció. La bronca de la familia del muchacho es por “la negligencia policial”.

“Cuando mi hermano llegó al hospital ya era tarde. La gravedad del hecho es que no actuaron en consecuencia de la situación y abandonaron a una persona. Minimizaron a un pibe de barrio que estaba tomando en un kiosco después de jugar a la pelota. Mi hermano era una persona que hacía trabajo social y estaba comprometido a muchas causas. Destrozaron a mi familia”, expresó el hermano de la víctima.

Este lunes familiares y amigos realizaron una movilización en la avenida Espora para pedir justicia y que los responsables del homicidio sean detenidos.

La causa -caratulada homicidio- se encuentra en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.