Lomas: La familia de Pamela Ayala descarta el robo y piden que detengan al asesino

La familia de Pamela Ayala, una joven asesinada de un balazo en la nuca un hecho con varios puntos oscuros ocurrido en Villa Albertina, teme que el caso quede impune ya que todavía no hay pruebas que apunten contra un responsable. El hecho ocurrió en la madrugada del 25 de octubre en la puerta de la casa de la víctima. La familia descarta la hipótesis del robo y sospecha del novio de la víctima.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Micaela, hermana de Pamela Ayala, aseguró: “Todavía no hay muchos avances, sabemos que están investigando pero ningún vecino pudo reconocer a los que la interceptaron. Nos preocupa que quede impune porque queremos que aparezca el culpable”.

Desde un inicio la investigación presentó algunos frenos debido a que ningún vecino de la víctima pudo ver de cerca el hecho y por el momento no se sospecha de alguien puntual. Sin embargo, hubo varias cámaras de seguridad que registraron el hecho y es probable que haya un indicio que seguir. 

“Consiguieron tres cámaras más pero no se sabe todavía la identificación porque el auto no tenía patente. En el barrio no se comenta nada porque los testigos no pudieron ver las caras ni reconocerlos”, afirmó. 

Si bien el auto que la asaltó no tenía patente ni hay testigos oculares muy contundentes, una cámara de la cuadra pudo registrar cuando la atacaron pero con metros de distancia y podría ser la que ayude en el reconocimiento del vehículo. 

En este sentido, la hermana de Pamela puso en duda la hipótesis sobre que haya sido un robo espontáneo por el nivel de violencia. “Para nosotros un robo no fue porque es mucha maldad que te roben y te peguen un tiro. Ella igualmente no nos decía que hacía, en qué andaba pero la quisieron ahorcar y le pegaron un tiro ya habiendo robado”, contó.

La familia y la entonces pareja de Pamela declararon y el caso por ahora lo lleva adelante la DDI de Echeverría . Si bien se desconoce el autor, la familia de la víctima expresó sus sospechas sobre la pareja de ella. 

“Él fue investigado pero nos parece rara su actitud porque él fue el último que estuvo con ella, él sabía a dónde iba a ir y después de su muerte no vino en ningún momento a darnos el pésame y a saludarnos”, relató. 

La joven de 28 años se dirigió a su domicilio, ubicado en Andrés Bello al 200, y cerca de la 1.10 de la madrugada le envía un mensaje a su madre para que le abra el portón. Sin embargo, la mujer no vio el mensaje y cuando Ayala intentó llamarla, le robaron el celular y sus pertenencias. En ese momento le dispararon y se dieron a la fuga. 

La investigación se encuentra en la UFI 6 de Lomas de Zamora, a cargo de la fiscal Mabel Lois.