Lomas: Familiares de Rodrigo González y otras víctimas de inseguridad marcharon por justicia

Motorizados por amigos y familiares de Rodrigo González, el hombre asesinado en Temperley mientras festejaba su cumpleaños en agosto pasado, allegados a personas que murieron en hechos delictivos marcharon a la intersección de la  avenida Yrigoyen con Boedo, en Lomas de Zamora, en reclamo de seguridad y justicia. “A mí me cortaron la vida, me mataron a Rodrigo y se preocupan porque les corto la calle solo una hora y me vienen a decir que esto no sirve para nada”, fustigó su viuda contra un presunto fiscal que se acercó al lugar. Fue un incidente menor en medio de una marcha marcada por el dolor de los familiares.

El punto de partida de la congregación que se realizó este jueves fue en Fonrouge y la Av. Almirante Brown, a escasos metros de la estación ferroviaria. El objetivo: reclamar seguridad para todos los vecinos del Conurbano Sur ante la gran cantidad de hechos delictivos seguidos de muerte que azotaron a la región durante los últimos meses.

Florencia, la viuda de Rodrigo González, fue una de las que tomó la palabra y entre lágrimas lo recordó y agradeció al eco de la gente porque “las cosas que escriben (en Redes Sociales) hacen levantar la cabeza y seguir”, aseguró y criticó los comentarios de un hombre que se acercó al lugar y se presentó como fiscal de turno del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

“El fiscal me dijo que todo lo que hicimos no sirve para nada, que le estamos cortando la calle y solo estamos haciendo quilombo en el tránsito. Si hubiera tenido seguridad, no me hubieran matado a mi esposo. No me vengan con que no sirve para nada porque si no, no habría nadie acá”, fustigó.

Y arremetió: “A mí me cortaron la vida, me mataron a Rodrigo, dejaron a mi nene si papá y ahora tengo que vivir con esto, pero ellos se preocupan porque les corto la calle solo una hora y me vienen a decir que esto no sirve para nada”.

Si bien en un principio los organizadores tenían pensado dirigirse a la plaza Grigera, por la tarde decidieron no avanzar hasta allí porque desde la mañana algunos sectores de la Izquierda se manifiestan en la puerta del Palacio Municipal.

Más allá de que la marcha fue impulsada por los familiares de Rodrigo González, el hombre de 35 años que fue asesinado en su casa de Temperley el 17 de agosto pasado mientras festejaba su cumpleaños por un criminal en medio de un raid delictivo; se les sumaron personas cercanas a otras víctimas como Maximiliano Seppia, Pablo Tito, Damián Fernández, Nicolás López, Nicolás Vázquez, Iván Echeverría o Nahuel Navarro.

Una vez que la columna de vecinos llegó al punto de concentración, mientras los manifestantes mostraban a los automovilistas carteles que exigían justicia las guitarras Renzo y Fernando Gómez y las voces Maximiliano y Nahuel Lucarelli entonaron canciones en memoria de Rodrigo.

Con la emoción a flor de piel, los familiares y allegados continuaron en el lugar durante unos instantes más al grito de “Rodrigo, presente ahora y siempre. La Justicia, ausente”.