Lomas: Denuncia que su pareja fingió un robo para matarla y causarle un aborto

Una mujer de 31 años, denunció que su pareja y padre de su hija en gestación, Rodrigo García (20), simuló un escenario de robo para terminar con su vida y el embarazo que cursaba el quinto mes. El hecho ocurrió en Lomas de Zamora.

De acuerdo a la denuncia original, el episodio sucedió en la madrugada del pasado viernes 6 en la casa de García, ubicada en inmediaciones del Camping de Villa Albertina, en Homero e Itatí de ese barrio de Lomas de Zamora, cuando presuntos ladrones ingresaron a la vivienda con fines de robo y tras torturar a Helen Herrera, de 31 años, con golpes y una picana causaron la muerte de la beba.

Herrera,  en su denuncia, le apuntó a su pareja, a quien lo acusa de propiciar la violenta situación. Según afirmó el abogado de Herrera, García se habría fugado junto con una expareja, Verónica Oliva (40). Ambos dejaron cartas en donde dan cuenta de haber realizado “cosas muy malas”. Para la familia esto probaría la responsabilidad de García en el ataque.

Hasta hace solo un par de días, la familia de Oliva había comenzado una campaña para conocer su paradero tras faltar de su casa por varios días, búsqueda que cambió de curso tras conocerse el mensaje.

Si bien el hecho todavía no está caratulado, la denuncia recayó en la UFI N°7 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. La familia de Herrera, en camino a constituirse como querellante, denunciará a García por “intento de homicidio” sobre Herrera y “aborto doloso agravado con alevosía por el vínculo” por la muerte de la beba.

El abogado de la familia, Ezequiel De Fazio, informó a DiarioConurbano.com que tienen la hipótesis de una “autoría responsable de Rodrigo García”, ya que sospechan que “él fue quien planeó, quien quiso simular un robo que no existió con el fin de quitarle la vida tanto a Helen como a la beba”.

“El hecho de profugarse, de tener actitudes evasivas y un montón de elementos que maneja la familia que acerca a esta hipótesis sobre quien era la actual pareja de Hellen. No queda ninguna duda que esta persona está involucrada en el crimen”, explicó el letrado sobre el rol de García.

La hipótesis se cimenta en el relato de la mujer y los peritajes en el domicilio, ya que Herrera relató que en los instantes previos a la agresión que cerca de la 1.00 del viernes ella se había quedado dormida mientras García fue a bañarse y fue despertada por el fuerte ruido de la música que sonó luego de que ingresasen dos encapuchados sin forzar ninguna puerta o abertura del lugar.

Según su relato, en ese momento escuchó los gritos de su pareja, la vendaron, amordazaron y maniataron para atacarla con golpes de puño, patadas y picanazos prolongados en las piernas y abdomen, que le causaron la muerte a su beba, pese al ruego ante su condición de embarazada.

Por su parte, en el relato policial García dijo haber sido aislado de ella, golpeado y haber entregado unos 2500 dólares del cobro de una indemnización del seguro a los presuntos delincuentes. Asimismo, no se registraron faltantes de ninguna pertenencia en el domicilio y él no registró ninguna lesión fehaciente ante el personal médico.

Tras el hecho y la atención médica, la familia indicó que el comportamiento de Gómez se volvió esquivo, no se presentó para formalizar la denuncia policial el lunes pasado y tampoco en la clínica para acompañar a la madre de su hija.

El caso tuvo un giro inesperado cuando un joven encontró ese día el celular de Gómez en un tacho de basura del centro de Banfield, el cual sonaba insistentemente al recibir las continuas llamadas del hermano de Hellen.

Tras eso, aparecieron cartas firmadas en las que tanto el sospechoso como su ex pareja, Verónica Oliva, se despiden de sus familiares, dan cuenta de que son “juzgados injustamente” y que “no tienen fe en la justicia”, donde también confiesan que se fugaron juntos y que “hicieron algo malo”, una reacción que “los coloca como los principales sospechosos”, advirtió el abogado De Fazio.

A su vez, el letrado contó que la hermana de Oliva se comunicó con la familia Herrera tras el hallazgo de las cartas para intercambiar información sobre Gómez, a quien habría calificado de “psicópata perverso”, y pidió “disculpas por cualquier cosa” que pudo haber hecho ella, dejando la puerta abierta a las sospechas de una coautoría.

El celular incautado ya está a disposición de la fiscalía para comenzar con los peritajes en las próximas horas. Mientras tanto, se busca dar con el paradero de los prófugos para conocer los eventuales roles de ambos en el crimen y recibir la autorización de Gómez para iniciar la autopsia de Emma.