La inseguridad volvió a golpear a los vecinos del sur del Conurbano en 2017

El sur del Conurbano bonaerense fue escenario en 2017 de numerosos casos de inseguridad con víctimas fatales. Tanto en Lomas de Zamora como en Lanús, Almirante Brown, Avellaneda y Esteban Echeverría, la seguridad fue un tema de debate político pero, fundamentalmente, de preocupación vecinal. Esto incluyó movilizaciones en reclamo de respuestas tanto a municipios como a los Tribunales de la nota. En la nota, un resumen de los casos que tuvieron mayor impacto en la población.

 

Tal vez el hecho que más recordado por su impacto emocional y mediático sea el asalto en el que perdió la vida Agustín Bustamante, un pequeño de tres años, que iba con su padre a comprar una pizza en junio, en Villa Centenario. Los vecinos, el 9 de junio, reclamaron en las calles cercanas a donde ocurrió el hecho por mayor justicia, e incendiaron la casa del menor que efectuó el disparo, que hoy se encuentra detenido.  Frente a aquel hecho, el intendente Martín Insaurralde, reconoció a la prensa que la situación era “angustiante”.

A mitad de enero, Jennifer Geraldine Trujillo de 15 años, y embarazada de cinco meses, fue asesinada en un intento de robo en Montiel y Virgen de Itatí, de Ingeniero Budge, cuando estaba junto con su madre esperando el colectivo para ir a realizarse un estudio por su embarazo. Por el hecho, se logró detener a dos menores que habrían participado del asalto y muerte de la joven.

A mediados de mayo, un menor de 16 y un joven de 22 años fueron detenidos acusados de participar en el violento intento de robo que terminó con el crimen del visitador médico Hernán Fontana, en la zona de Parque Barón.

En junio, un matrimonio fue interceptado por tres delincuentes  en momentos en que se  disponía a ingresar a una fiesta familiar en  una vivienda ubicada en límite entre San José y Rafael Calzada. El matrimonio estaba compuesto por Josefa Eva Carrozzieri y Braulio Herrera, de 65 y 70 años.

Los secuestradores los amenazaron con armas de fuego y los subieron a un vehículo escapando de lugar. En ese momento, comenzaron a negocia el pago de un rescate con integrantes de la familia de las víctimas. Luego,  un móvil policial que pasaba por el lugar fue alertado del hecho, generándose una breve persecución en el trascurso de la cual hubo tiroteo entre los delincuentes y los efectivos policiales.

Testigos indicaron que en avenida República y Calandria, el vehículo hizo un una mala maniobra por un desnivel en el asfalto y volcó. Como consecuencia del mismo, el matrimonio y uno de los secuestradores perdieron la vida.

Oscar MorelLanús también fue escenario de hechos de inseguridad con finales trágicos. En octubre pasado, un efectivo de la Policía de la Ciudad fue asesinado de dos balazos al resistirse al robo de su auto, en Remedios de Escalada. Uno de los presuntos agresores fue herido por la víctima y fue detenido al ser internado en el Hospital Gandulfo. En la esquina de Roca y Melo, al menos tres delincuentes interceptaron al sargento de la Policía Oscar Morel, quien se movilizaba, uniformado, en automóvil Chevrolet Cruze.

Los asaltantes amenazaron con armas de fuego al efectivo para robarle el vehículo, Morel se dio a conocer y comenzó un breve pero intenso tiroteo. En ese contexto, el policía recibió dos balazos y logró herir a uno de los ladrones. Los delincuentes escaparon del lugar y abandonaron malherido a Morel, quien luego fue trasladado a un centro asistencial de Lanús donde falleció como consecuencia de la herida recibida.

En agosto, un efectivo retirado de la Prefectura Naval Argentina (PNA) que trabajaba como remisero fue asesinado a balazos cuando se resistió a un robo cometido por delincuentes, mientras trasladaba a una pasajera que resultó herida y a la que le robaron 140.000 pesos en Lanús. Los asaltantes les exigieron que entregaran dinero, tras lo cual la víctima, Hugo Castro, extrajo un revólver calibre 32 con el que efectuó disparos para evitar el robo.

En ese momento, los delincuentes atacaron a tiros el auto y el hombre recibió dos balazos en el abdomen, mientras que la mujer sufrió una herida de bala en el gemelo de la pierna derecha.

A mitad de año, un comerciante de 55 murió al recibir un disparo en el pecho, en un intento de robo en Lanús Oeste. El hecho ocurrió a metros de la esquina de Murature y Viamonte, donde vecinos escucharon disparos y al salir a la calle, se encontraron con Héctor Hugo Souto, de 55 años, herido.

En marzo, Matías Potenza – un  jugador de hockey sobre césped del Lomas Athletic Club, de 19 años – resultó herido de un balazo en el estómago cuando se resistió a que le robaran su automóvil en Remedios de Escalada, en el marco de un raid delictivo que terminó con otro herido y dos delincuentes detenidos.

En junio, en Claypole, un colectivero fue asesinado de un balazo en la cara cuando terminaba de realizar su recorrido, cuando un grupo de delincuentes intentó asaltar a una pareja que se transportaba en una moto, cerca de donde se encontraba la formación que manejaba Carlos Sánchez, de 42 años. Ante la resistencia de las víctimas, dispararon varios tiros en la fuga y asesinaron al colectivero Sánchez, quien circunstancialmente pasaba por el lugar.

Por el hecho, el mismo 15 de junio, todas las líneas de colectivo de la región se llamaron a un paro de actividades por 24 horas, en reclamo a mejoras en la seguridad tanto de los trabajadores como de los pasajeros.

A fines de septiembre, un hombre que defendió a su esposa cuando era asaltada en la puerta de su casa en la localidad bonaerense de José Mármol y persiguió a los delincuentes en la fuga, terminó herido de un balazo en la cabeza y falleció horas después. La víctima, Mariano Sartorato, tenía 36 años. Por el hecho quedó detenida una persona de 66 años.

En vísperas de Navidad, dos hombres fueron detenidos acusados de asesinar a golpes a una anciana de 88 años en una entradera que tuvo lugar el 23 de diciembre, en Burzaco. Los sujetos estaban escondidos en una casa vecina a la de la víctima.

El hecho se produjo el sábado 23 de diciembre alrededor de las 11 en una vivienda ubicada en la intersección de las calles Guido Spano y Humberto Primo, en Burzaco. Allí vivían Horacia Carmen García, de 88 años, y esposo, de 92.