Lomas: Afirman que el policía que mató a un ladrón por la espalda actuó “en legítima defensa”

Movil Denoche

La defensa de Juan Miranda, un capitán de la Policía Bonaerense que mató de un disparo en la espalda a un joven, apeló la prisión preventiva junto con un pedido de cambio de la calificación legal. Según el abogado defensor, Martín Hernán Díaz, fue un caso de legítima defensa y espera que de no considerarse así, se considere como “exceso de legítima defensa”. 

Por ahora Miranda está acusado de homicidio simple ya que disparó varias veces contra Nicolas Da Silva, quien le había robado la mochila en la parada del colectivo. El hecho ocurrió el 19 de julio último en Villa Albertina.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Díaz aseguró: “Pedimos que el hecho sea justificado por la agresión violenta que de ningún modo provocó mi defendido y que repelió con un medio similar al que estaba siendo agredido”. 

En base al pedido de una nueva calificación legal, también solicitó la falta de mérito para que Miranda continúe detenido y se otorgue la excarcelación. En caso de que no se considere así, el letrado espera que su defendido aguarde el juicio bajo arresto domiciliario.

“Miranda fue víctima de un robo agravado por el uso de arma de fuego y abuso de arma. Él esa mañana fue a la parada de colectivos con la intención de ir a trabajar y llamó tres veces al 911. Esa no es la conducta de un asesino”, argumentó el abogado defensor.

A pesar de que Miranda le disparó por la espalda a Da Silva cuando intentaba escaparse, el letrado espera que esta característica no sea determinante para el cambio de carátula. “Da Silva corría, giraba, disparaba y seguía corriendo pero seguía amenazando la integridad de Miranda y de cualquier ciudadano que vivía en la zona”, describió el letrado.

Con respecto a las pruebas, Díaz espera que se tenga en cuenta la huida que se ve en los registros fílmicos. El abogado considera que Da Silva giró, disparó y continuó la fuga. En este sentido, el defensor afirmó: “Para que haya homicidio tiene que haber dolo y no hay intención de parte de Miranda de matar solo que acaten la voz de alto y que dejen de disparar”. 

Según la investigación, tanto Da Silva como otro joven participaron del robo. El hecho ocurrió cuando el policía esperaba el colectivo a las 6 de la mañana, en Homero y Elcano, y fue sorprendido por dos jóvenes. Una vez que Miranda se identificó, la víctima comenzó a correr y el policía disparó varias veces. 

“El segundo delincuente aún no fue detenido pero aparentemente después del hecho lo atraparon robando cables en el Parque de Lomas”, contó el letrado.

Se estima que cuando el imputado comenzó a disparar, la víctima intentó saltar una zanja y revoleó la mochila pero el policía siguió con los disparos.