Crimen en Budge: “Ni siquiera se llevaron la moto, se llevaron su vida”

Un joven, padre de una nena de 7 años, fue asesinado de un balazo por delincuentes que lo interceptaron para robarle la moto en Ingeniero Budge, y, antes de morir, alcanzó a desbloquear su teléfono celular y le pidió a un vecino que llamara a algunos familiares para avisar lo sucedido. Desde el entorno familiar de la víctima, denunciaron que el cuerpo del joven de 26 años estuvo cuatro horas en la calle, a la espera de las pericias, y el destrato por parte del personal médico que lo atendió. Además, esperan las pericias de las cámaras de seguridad para esclarecer la identidad de los sospechosos y reclaman justicia.

Leila Fernández, novia de Ariel Albornoz, dialogó con Diarioconurbano.com y especificó detalles sobre lo sucedido, frente a los errores que pudo percibir en los medios de comunicación en cuanto a la información. El hecho sucedió minutos después de las 20, cuando Ariel “había salido de su casa a cortarse el pelo”. “Había dos chicos en una moto robando por la zona” manifestó Leila, y agregó que su novio pudo haber advertido eso, y por tal motivo se resistió al robo.

“Él nunca iba a dejar que le roben la moto” aseguró Leila. Frente a esto, Ariel habría acelerado y escapó de los atacantes, que le dieron un tiro por la espalda y le ocasionaron la muerte minutos más tarde. El hecho sucedió el martes pasado, en el cruce de Iparraguirre y Sebastián Elcano.

Luego, “él llegó a sacar el celular y le dijo a un vecino que llamara al padre, a un amigo, a la novia”. Así, los familiares de Ariel se enteraron de lo sucedido, quienes acudieron al lugar de los hechos de manera inmediata. Leila manifestó al portal que 20,15 ya se encontraba junto a su novio, que había perdido la vida.

“Cuando llegué ya estaba la policía y la ambulancia, y estaba la calle cortada” recordó Leila, y sumó: “salí corriendo y le pregunté al médico dónde estaba Ariel, qué había pasado, y fríamente me dice ‘está muerto’”. Frente a tan terrible frase, Leila se acercó hasta donde se encontraba Ariel, “lo destapo y le veo los pies”, recordó, para luego – pese a la negativa de una mujer policía que se encontraba en el lugar – le destapó la cara: “tenía la mirada pérdida, estaba sin vida”, lamentó.

Recién a las 23, tres horas después de los hechos, la Policía Científica arribó al lugar – recordó Leila – y una hora más tarde retiraron el cuerpo del lugar. “Estuvo cuatro horas tirado en el pasto”, aseguró la novia de Ariel.

“Ariel era una buena persona, no tenía problemas con nadie. Estaba terminando de pagar su moto que le costó mucho tener, y ni siquiera se la llevaron. Se llevaron su vida, y dejaron a una hija de siete años sin padre. Es difícil para todos” recordó Leila sobre quien fue su pareja por más de cuatro años.

Consultada por la presencia de testigos, Leila declaró al portal que cuando llegó al lugar “había mucha gente, pero nadie sabía nada”. “Todos tienen miedo que les pase algo, dicen que ya los habían visto por ahí, pero nadie vio nada” del hecho en particular, agregó. Por el hecho, aun no hay personas detenidas, y se espera que en las próximas horas se investiguen las cámaras de seguridad de la zona para poder dar con la identidad de las dos personas que iban en la moto. La causa quedó radicada en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Lomas de Zamora, a cargo de la fiscal Viviana Giorgi.

Desde el entorno de la víctima esperan “que los encuentren pronto” ya que hay “sospechas” sobre quiénes podrían haber ejecutado el disparo mortal.