Llavallol: “Te salvaste de un corchazo”, le respondió la Policía a un joven

Un joven denunció que dos delincuentes que circulaban en una motocicleta intentaron robarle la moto en la puerta de su casa, lo persiguieron, le dispararon y luego escaparon. Lo insólito fue que cuando la víctima de la tentativa de robo llamó al 911, la oficial que estaba de servicio, le respondió: “No tenés que radicar ningún tipo de denuncia porque no llegaron a robarte nada, te salvaste de un corchazo”. El hecho ocurrió el sábado último en la calle Inca y Tupac Amaru, en Llavallol, Lomas de Zamora.

Según la denuncia, el hecho ocurrió el sábado 29, alrededor de las 20.30, cuando joven que llegaba en su motocicleta a su domicilio ubicado cerca de la esquina de  Inca y Tupac Amaru, en Llavallol, observó que de la mano de Camino de Cintura se acercaba una moto tipo Honda Tornado, de color negra, con dos sujetos con intenciones de robo, por lo que la víctima, comenzó a caminar por la vereda.

Inmediatamente, el delincuente que iba de acompañante, bajó de la moto y sacó de entre sus prendas un arma de fuego y efectuó un disparo. La víctima trató de escapar, pero fue perseguido por los sujetos por la calle Inca hasta Camino de Cintura y luego por Seguí. Durante ese recorrido, los ladrones, continuaron disparando.

Cuando llegó a Camino de Cintura y Sastre, el joven alcanzó a ver que un móvil de la Policía Local de Lomas de Zamora estaba en el interior de una estación de servicio, con las luces apagadas. Se acercó para alertar que una moto lo estaba siguiendo y que le habían efectuado varios disparos. Sin embargo, lejos de ser auxiliado, según la declaración del hombre, el móvil policial “no hizo nada”.

Cuando llegó a su domicilio, el joven, buscó la vaina servida y una vez que la encontró le envió a los efectivos un audio junto con una foto y les consultó si debía realizar la denuncia. La respuesta que le dio la oficial que estaba de servicio a través de un audio fue: “No tenes que radicar ningún tipo de denuncia porque no llegaron a robarte nada. Tenela de recuerdo (por la vaina servida), te salvaste de un corchazo”.

Finalmente, el joven se presentó en la Comisaría de Llavallol para dejar sentado el hecho y hacer entrega de la vaina servida, un audio, y el teléfono del chofer.