Lanús: Matan de un balazo a un joven que quiso recuperar la moto robada a un amigo

Un joven de 21 años fue asesinado de un balazo en la cabeza en Lanús Este, y si bien los investigadores policiales creen que el crimen está vinculado a una pelea entre bandas, la familia de la víctima aseguró que el homicidio se produjo cuando la víctima intentó recuperar una moto que le acaban de robar a un amigo suyo.

Fuentes policiales aseguraron que el crimen se registró el domingo por la madrugada luego de que la víctima, identificada como Flavio Ezequiel Coloma (21), estaba en la casa de un amigo, situada en O’Higgins al 100 del mencionado distrito, junto a otros cuatro jóvenes.

Fuentes policiales informaron a Télam que dos de los amigos se dirigieron en moto a comprar bebidas a un kiosco ubicado en Pichincha y Esquiú.

Sin embargo, en Pergamino y Bolaños, a seis cuadras del negocio, un grupo de jóvenes vio el paso del rodado con los ocupantes a bordo y comenzó una discusión, dijeron los voceros.

Según las fuentes, los agresores efectuaron disparos de arma de fuego, por lo que los amigos de Coloma salieron corriendo y dejaron la moto en el lugar.

Minutos después, los jóvenes regresaron al inmueble en el que estaba Coloma y el resto de sus amigos, a quienes le contaron lo sucedido, por lo que todos se subieron a un Volkswagen Golf blanco y se dirigieron al lugar en el que había sido sustraída la moto.

Al llegar, un delincuente efectuó nuevamente disparos, uno de los cuales impactó en la nuca de Coloma, quien fue trasladado de urgencia al hospital vecinal y murió a los pocos minutos.

“Flavio fue a defender a un amigo al que le habían robado la moto, no fue ningún ajuste de cuentas ni nada por el estilo”, dijo a Télam el abogado Ariel Alpern, representante de la familia de la víctima.

Es que para la Policía ambos grupos se conocían con anterioridad y había algunas diferencias de vieja data, lo cual fue desmentido por el letrado.

“Entiendo que no los conocían, deben vivir a 30 cuadras, Flavio y los amigos son de Gerli”, aseguró Alpern y agregó: “Eran pibes que habían entrado al supermercado, a uno de los chicos le robaron la moto y salieron corriendo a buscar al ladrón”.

Por último, el abogado afirmó que la víctima trabajaba con el padre como repartidor de una mensajería.

“Flavio era un pibe que trabajaba de repartidor, nada que ver con temas de drogas ni andaba armado y no pertenecían a ninguna banda”, concluyó.

El hecho es investigado por el fiscal Sergio Schafer, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada en Lanús, Departamento Judicial Lomas de Zamora.