Lanús: Brutal golpiza a una familia en un intento de usurpación

golpiza familia usurpación lanús

Una familia de Villa Jardín, Lanús, fue atacada de forma brutal en la puerta de su casa ubicada en Carlos Pellegrini 2372 el pasado domingo 30 de agosto por unos vecinos en un intento de usurpación. “No nos mataron por milagro”, alertó Patricia Álvarez, la mujer agredida junto con su esposo, que está internado con perforación pulmonar, y su hija.

A ella le fracturaron el tabique y sufrió la rotura de varios dientes, su esposo Vicente está internado con fractura de costillas y un neumotórax y su hija recibió golpes y cortes en sus manos. El conflicto es arrastrado desde 2017 por una obra sobre la cuenca del Riachuelo.

“Nos golpean para que nos vayamos, pero esta vez se pasaron de la raya. Fue todo muy salvaje”, aseguró Patricia Álvarez, una de las agredidas y dueña de la casa y comercio que están en disputa.

En diálogo con DiarioConurbano.com precisó que a ella le “quebraron el tabique y rompieron todos los dientes a patadas”, mientras que su esposo, Vicente Insaurraldi, “está internado en el Sanatorio Itoiz de Avellaneda porque le rompieron una costilla y por eso se le pinchó un pulmón” y a su hija, Daniela, “la arrastraron por todos lados, le cortaron en la mano con un cuchillo y le arrancaron pelos y parte de la ropa”.

El único que salió ileso fue su hijo, David, quien estaba cumpliendo sus funciones como bombero y al enterarse de lo sucedido se acercó al lugar, donde “le intentaron pegar unas mujeres pero él las esquivó para no pelearse”, explicó Álvarez.

Los agresores, según apuntó la mujer, son una familia que vive detrás de su propiedad apenas separados por un pasillo: “Ellos vivieron siempre en el pasillo que está atrás, pero Fany Mena y su familia querían que nos fuéramos y ella ser frentista. Hace 35 años que vivo en esa casa y siempre le decía cuando venía a comprar a mi negocio que no me iba a ir porque toda la gente que me conocía y me venía a comprar era de ahí”, relató.

El roce tuvo su origen en 2017, cuando la familia que vive detrás de su propiedad comenzó a amedrentarlos  para que la abandonen y convertirse en frentistas. Ese momento se dio luego de que la obra de reasfaltado y ensanchamiento de la avenida Pellegrini en la ribera lanusense (iniciada en 2013) obligase a relocalizar a varios vecinos del sector que se encontraban a menos de 15 metros del Riachuelo para evitar enfermedades.

Sin embargo Patricia decidió conservar la parte de su casa y negocio que aún seguían en pie, pese a que el avance de la obra les dejó su casa y comercio literalmente partidos a la mitad, y ahí empezaron los ataques.

“Nos iban a reubicar cinco cuadras más adelante, pero hace 30 años que acá tengo carnicería, verdulería y despensa y mi casa era grande, de dos pisos. Ésta es mi fuente de trabajo y en esa casa, que es chiquita, no tenía lugar para poner mi negocio. En el municipio me dijeron que me iban a ubicar bien y me iban a hacer un local en seis meses, pero llegó el momento en que nos tiraron media casa con las máquinas hace cuatro años y todavía no apareció nadie” denunció sobre la obra que originó el conflicto.

Además de la promesa incumplida, Álvarez afirmó que debió por su cuenta reacondicionar lo que quedó de su propiedad para volver a abrir su negocio y que ni siquiera pudo utilizar una porción de un terreno lindero donado por el municipio y que pertenecía a un cuñado suyo porque tuvo que entregarlo a los agresores.

golpiza familia usurpación lanús
Así estaba la propiedad en disputa a principios de 2019

“Nos sacaron a patadas y nos golpearon diciendo que ese terreno iba a quedar para ellos, no para nosotros. Los dejamos para no tener problemas y solo nos quedamos con nuestros locales”, contó.

Tiempo después, cuando llegó la demolición, “ella empezó a hablar con el resto para entrar al negocio, saquearnos y sacarnos de ahí” y a partir de ahí sistemáticamente comenzaron los ataques contra ella y sus familiares pese a contar con cada vez más medidas de seguridad, sostuvo Patricia.

Tras el episodio del pasado domingo la familia Álvarez realizó varias denuncias en la comisaría 5ta de Lanús pero indicó que la misma “todavía no le mandó nada a la fiscalía” e incluso “tienen los videos y varios testigos fueron a declarar” pero “no interviene, no hace nada y ellos siguen ahí”.