La sombra de la interna en la hinchada de Los Andes, detrás de un crimen impune en Fiorito

A Héctor Leonardo Godoy los esperaron el 19 de diciembre del año pasado, frente a su casa, en Fiorito. Cuando se bajó de camioneta, apareció un hombre y lo mató de disparos: uno en el estómago y otro en la cabeza. A más de dos meses, sólo se sabe que fue un ajuste de cuentas pero no hay detenidos. El fantasma de la omnipresente interna de la barra brava de Los Andes sobrevuela el caso.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que no hay detenidos por el crimen de Godoy, de 43 años. “No hay sospechosos, sólo algunos nombres que aparecieron en las testimoniales pero nada clara”, explicaron.

Según trascendió una de la hipótesis del ajuste de cuentas apunta a la interna en la barra de Los Andes. Godoy integraba un sector de la hinchada que, desde al menos 4 años, vive una constante y violenta pelea con otra parte de la barra “Milrayita”.

Otra de las pistas que no abandonan los investigadores es que el crimen haya tenido alguna motivación de índole absolutamente personal con  la víctima, no ligada a la barra de Los Andes.

Lo concreto es que los investigadores se han quedado sin muchos testigos más puedan aportar datos y esperan los resultados de algunas pericias que pueden ayudarlos a avanzar en el esclarecimiento del casp.

El crimen se produjo el 19 de diciembre de 2018 cuando Héctor Leonardo Godoy, de 43 años, estacionó su camioneta Ford Ranger para ingresar a su vivienda en Nuñez de Arce al 1400, en Fiorito.

Según los investigadores se pudo determinar que en esas circunstancias un Volkwagen Gol color rojo se estacionó detrás de la camioneta de Godoy. Rápidamente, de ese auto bajó un hombre armado y caminó hacia la víctima.

Sin mediar palabras, el agresor le disparó dos veces a Godoy y escapó del lugar en el VW Gol. La víctima quedó tendida en el piso y cuando llegaron efectivos policiales ya había fallecido. Según se constató había recibido un impacto de bala en el abdomen y otro en la cabeza.

La causa – caratulada “homicidio” – se encuentra en la UFI 6, a cargo del fiscal Gerardo Morohaz.