La familia del trapito asesinado en La Salada pide que detengan a la pareja del acusado

La familia de Damián Alejandro Moreyra, de 30 años, asesinado en el predio de la feria de La Salada la semana pasada, pide justicia y reclama la detención de la pareja del comerciante. “Queremos que también vaya detenida la mujer que incentivó a que esto pase”, aseguró la familia.

El miércoles 1 de septiembre, Damián Alejandro Moreyra salió de su casa para trabajar en la feria de La Salada. Alrededor de las 6 de la mañana se cruzó con un auto que habría entrado en contramano. En ese contexto, se generó una discusión entre una mujer y Damián, que trabajaba en el lugar de cuidacoches desde hacía dos años y medio.

Ella empezó a discutir con él y lo empezó a insultar. Le dijo: ‘te voy a mandar a mi marido’. Después se fue y vino Patricio y lo apuñaló”, relató Johana Zamudio, la esposa de la víctima, en contacto con DiarioConurbano.com.

La mujer explicó que su pareja llegó a su casa “con la mano en el estomago” y le contó lo que pasó. “Mi cuñado lo llevó al hospital, donde sufrió tuvo un paro cardíaco, pero lograron reanimarlo”.

Sin embargo, Moreyra recibió dos cortes profundos y finalmente falleció. “Tuvo un corte en el intestino y otro en la vena cava que hizo que se desangrara. Dos días después perdió el colon y el intestino delgado. El 4 de septiembre me avisan que le hacían una diálisis y que quizás no salía y no salió. Murió el sábado a las 6 de la tarde”, subrayó.

Moreyra era padre de dos nenas, una de 9 años y otra de un año y medio. Según el relato de su pareja, el joven “vivía para su familia”. “Además de trabajar en la feria hacía trabajos de carpintería y pintura”, contó Johana.

Por el hecho está detenido Patricio Ariel Belucci, de 42 años. El sujeto tiene un negocio en la feria y fue detenido por el seguimiento de las cámaras de seguridad del predio.

“No puedo creer lo que hizo este hombre. En la feria todos sabían que había sido él. Todo el barrio sabía y nadie me decía nada”, afirmó.

Y añadió: “Él se cagaba de risa. Decía que no lo iba a parar nadie porque era un trapito más. Mi marido no era un trapito más. Queremos que también vaya detenida la mujer que incentivó a que esto pase”.

Hace unos días, familiares y amigos realizaron pintadas sobre el Camino de la Ribera en pedido de justicia para Damián Moreyra.

La causa fue caratulada “homicidio” y se encuentra en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 3 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Gerardo Lorureyro.