Denis y Agustina Ojeda, de 22 y 26 años, murieron esta madrugada cuando el auto en el que circulaban a alta velocidad junto a tres amigos chocó contra un poste de luz en la localidad bonaerense de Lanús Oeste. Minutos antes del impacto, los jóvenes habían posteado un video en las redes sociales donde se puede observar al conductor del Audi y al joven que iba en el asiento del acompañante brindando con un vaso de whisky. Las imágenes fueron el argumento para que la justicia ordenara horas después la detención de los dos hombres por el delito de homicidio con dolo eventual.

Detrás del espectacular choque con el que amanecieron los vecinos de Villa Caraza este viernes, empiezan a conocerse los nombres y las historias de los cinco amigos que volvían de bailar en un coche de alta gama a más de 160 km/h. Las hermanas Ojeda y una adolescente de 19 años, Belén Castillo, estaban en el asiento trasero cuando el Audi derrapó, volcó y terminó incrustado en una propiedad. Denis fue la única que murió en el acto. Su hermana mayor murió poco después de llegar al Hospital Eva Perón y la otra chica tuvo que ser rescatada por los bomberos, debido a que había quedado atrapada entre los fierros.

La abrupta muerte de las jóvenes golpeó el seno de una familia que ya había perdido a otro de sus integrantes hace poco más de cuatro meses. “Es difícil entender que ya no estás”, había escrito Denis en su muro de Facebook a principios de noviembre del año pasado. Ella le hablaba entonces a su papá, que había muerto en noviembre.

“Mamá y vos ya estaban preparados para disfrutar de sus nietos, disfrutar la vida, tantos años caminando juntos, tantos años de sacrificio y esfuerzo. ¿Y ahora?. Todavía no encuentro respuestas a ninguna de mis preguntas, solo sé que sos nuestro ángel y donde quieras que estés nos cuidas a todas. Te lo hago saber todos los días que te amo con el alma, porque el alma nunca muere”, completó la joven, que además era mamá de una nena.

Desde sus redes, Denis le pedía fuerza a su papá para seguir adelante y la última imagen que subió a su muro, una línea de la canción La Oscuridad del Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, acaso definía de manera concisa y precisa el difícil momento que atravesaba. “Vos fuiste la derrota que mi alma no soportó”, fue la frase que eligió la joven que hoy perdió la vida en un segundo.

Agustina, su hermana mayor, estaba con ella cuando ocurrió el accidente. La sacaron viva de entre los fierros retorcidos del Audi y fue trasladada de urgencia al Hospital Evita, pero murió apenas unos minutos después de haber ingresado a la guardia. Belén, la tercera joven que iba en el asiento de atrás, permanece todavía internada en el mismo centro asistencial y nadie se animó a decirle aún que sus dos amigas están muertas.