Joven apuñalado en Monte Grande: “Siento miedo por la inseguridad que vivimos”

Brian Ruíz, un joven de 21 años, atacado y apuñalado por un delincuente que intentó arrebatarle el celular en pleno viaje, denuncia que su agresor fue liberado y reclama el cambio de caratula. El hecho ocurrió el 18 de junio a las 23, en un colectivo del ramal 9 de la línea 501 de la Empresa Monte Grande cuando la víctima se dirigía a su hogar luego de su jornada laboral y fue atacado por un delincuente que viajaba a bordo del colectivo. “Fue intento de homicidio y lo dejaron libre en tres días, esto le puede pasar a otra persona”, denunció.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Brian Ruíz, el joven atacado, manifestó: “Estoy muy decepcionado porque a los tres días de que sucedió todo, liberaron a esta persona. Siento mucha impotencia y miedo por la inseguridad que estamos viviendo”.

Consultado por el momento en que sucedió el hecho, el joven relató que salía de trabajar el viernes 18 de junio, alrededor de las 23, cuando abordó el último colectivo del ramal 9 de la línea 501 de la Empresa Monte Grande y minutos después fue atacado por otro joven que viajaba con él.

“Era el único pasajero junto con esa persona. Me tomé el colectivo alrededor de las 22.45 en la plaza y este chico subió conmigo. Cuando pasamos las vías del tren se sentó detrás de mí y ahí empecé a sospechar. Entre Echeverría y Bruzzone me agarró del cuello y me empezó a atacar. Pensé que solo me estaba pegando, pero me estaba apuñalando con un cutter en el cuello. Pegué un grito para que el chofer se diera cuenta de que me estaba atacando y frenó el colectivo”, relató.

Según detalló Brian, cuando el chofer detuvo la marcha del colectivo y bajaron del vehículo, el agresor, argumentó que “necesitaba plata para su hija que se estaba muriendo de hambre”. “Pienso que no era necesario que hiciera todo eso. Si realmente necesitaba, me hubiese pedido”, expresó el joven atacado a pocos metros de la Comisaría 25 de Mayo.

Minutos después, el joven debió ser atendido en el hospital Santamarina de Monte Grande, donde recibió  tres puntos en la mano y tres en el cuello. El delincuente, por su parte, fue detenido por la policía. Fue imputado por la por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Polo Judicial de Esteban Echeverría por el delito de “tentativa de robo” y “lesiones” y liberado tres días después.

Lo liberaron porque no tenía antecedentes. La caratula decía robo agravado con arma en tentativa. Esa persona me quiso matar y lo soltaron en tres días porque no tiene antecedentes. Si yo no hubiera gritado, no sé cómo hubiera terminado todo. Tengo un tajo en la campera que va desde el hombro hasta el pecho derecho”, señaló.

Ahora el joven y su familia reclaman el cambio de caratula para el acusado. “Para mí fue intento de homicidio y me da bronca que lo dejaran libre en tres días. Esta persona ahora está libre y esto le puede pasar a otros”, cerró.