Intento de femicidio en Budge: Le prendió fuego su casa para matarla

Una joven de 25 años denunció a su ex novio por prenderle fuego su habitación e intentar asesinarla en más de una ocasión. El hecho ocurrió a finales de enero del 2021 cuando el acusado ingresó a la casa de la denunciante, ubicada en Ingeniero Budge, y prendió fuego su armario para asesinarla.

“No salgo de mi casa ni a comprar porque tengo miedo, me persigue por todos lados y no es la primera vez que intenta hacer algo así”, manifestó Florencia, la joven denunciante a DiarioConurbano.com. Durante los cuatro meses de noviazgo el hombre ejerció violencia física sobre ella, no la dejaba salir de su casa y le controlaba su vestimenta.

El domingo 21 de enero último, Miriam, la madre de Florencia, escuchó un ruido y vio en la ventana al acusado. Le preguntó qué hacía pero él se escondió y salió corriendo. El hombre ya había prendido fuego el auto de la denunciante.

“Yo no estaba en mi casa, mi hija se había quedado con mi mamá durmiendo adelante y entró a las 6 de la mañana por la ventana de mi pieza. Me prendió fuego el ropero y se empezó a prender fuego todo”, relató la mujer.

De inmediato, la madre de la joven llamó a su marido para apagar el fuego con baldes de agua y luego se comunicaron con la Comisaría cercana para radicar la denuncia. 

En este sentido, Florencia explicó que terminó su relación en noviembre del año pasado pero él no dejó de hostigarla desde entonces. “Me maltrató psicológicamente mientras estábamos juntos y decidí dejarlo cuando fuimos a la Costanera un día y él me dijo que chocaba y nos matábamos”, describió.

Por ahora la causa está en etapa de investigación pero Florencia espera que adquiera cierto ritmo debido a que no sale de su casa por miedo a que la asesine. Él ya había sido denunciado por violencia machista en sus dos relaciones anteriores.

“Necesito que investiguen y se determine que él entró, prendió fuego y salió de mi casa. Lo vio mi mamá, lo pudo reconocer, el domo de la cuadra seguro lo registró y hay una testigo que vio en otra ocasión cuando él intentó atropellarme”, especificó la joven.

Florencia luego de dejarlo, se fue a la casa de una amiga para evitar sus ataques y hostigamiento ya que él estacionaba enfrente a su domicilio y se quedaba las 24 horas del día. 

Con respecto a la violencia ejercida durante la relación, manifestó que ella notaba como era porque no dejaba que se pusiera “una remera apretada o un jean”. “Si me ponía un short me decía que salía para provocar, que era una puta. Yo no podía ni salir a comprar una leche al lado de mi casa porque él se enojaba”, aseveró.