Intentó ayudar a un vecino para que no le usurparan la casa y lo mataron

La esposa de un hombre asesinado por un grupo de personas cuando intentó ayudar a un vecino al que querían usurpar la casa exige la detención de los acusados, quienes vivirían en Lomas de Zamora. El hecho ocurrió el 28 de diciembre de 2020 en Virrey del Pino, en el partido de La Matanza. Francisco Javier Merelles Franco, de 29 años, estaba internado en un hospital de la mencionada localidad y falleció el 18 de enero a raíz de las lesiones sufridas.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Verónica Roa, esposa de Francisco Javier Merelles Franco, explicó que el 28 de diciembre de 2020, por la noche, cuando su esposo llegó de trabajar se enteró que un matrimonio y al menos dos personas más ingresaron a la casa de un vecino, de nacionalidad boliviana, con intensiones de desalojarlo y quedarse con la casa.

Según el relato de la mujer, Merelles Franco, se acercó al domicilio de estas personas para charlar y pedirles que dejaran de molestar a su vecino pero lo corrieron del lugar a los tiros. El hombre caminó herido hasta la esquina de su casa y cayó al piso.

En ese contexto, el hermano de la víctima, su esposa, y unos vecinos, se acercaron para auxiliarlo pero también fueron recibidos a balazos.

“Estos vecinos siempre hacían lo mismo, les sacaban las casas a los bolivianos que vivían en el barrio y las vendían. Le contamos eso a mi marido y dijo que iba hablar con uno de los chicos y se fue. Cuando llegó al lugar pidió hablar pero la mujer sacó un arma y empezó a tirar varios tiros al aire”, recordó Roa.

Según informó la mujer, la causa está radicada en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 del Departamento Judicial de La Matanza, a cargo del fiscal Fernando Quiroga, donde  entregó todas las pruebas que obtuvo durante este tiempo. Sin embargo, los responsables del hecho continúan en libertad.

“Tengo identificado a la mayoría de los que estuvieron ese día, tengo los nombres de los asesinos, sus domicilios, las pruebas de la compra y venta que hacían cuando les sacaban las casas a los bolivianos pero la fiscalía me sigue dando vueltas y estas personas no tienen orden de detención”, denunció.

Además, Roa asegura que todas las personas que estarían involucradas en el crimen viven en Lomas de Zamora. “Uno de estos hombres tiene una causa por tentativa de homicidio en Lomas de Zamora pero sigue libre”, afirmó la mujer, madre de un nene de cinco años y embarazada de cuatro meses.

A la difícil situación que está atravesando la esposa de la víctima, se suma las amenazas que dice recibir de parte de la gente que asesinó a su esposo.

“Pido a la justicia que actúe porque esta gente no sólo amenaza a los testigos para que no vayan a declarar sino que me están amenazando a mí. Quiero que sepan que si me pasa algo, todos ellos son los responsables”, enfatizó.