Horror en Glew: Acusan a una mujer de torturar y matar a su hija desnutrida

Mía Soledad tenía 3 años. La encontraron muerta en una vivienda de Glew, donde vivía en condiciones precarias junto a 8 primos y hermanos, todos menores. Según los peritos, la víctima presentaba “hematomas, fracturas, quemaduras en los pies, y signos de desnutrición, abandono y raquitismo”. Por el crimen están detenidos su madre de 32 años y su tío, de 35, quienes eran pareja y estaban a cargo de todos los chicos de esa casa.

La fiscal de la UFI 2 de Lomas de Zamora, Fabiola Juanatey, prepara el pedido de prisión preventiva para Vanina Soledad Zorrilla, de 32 años y madre de Mía, y el tío de la menor y pareja de su madre, Alexis Martínez.

“El hombre era también ex pareja de la hermana de Zorrilla, de ahí su parentesco de tío”, indicaron fuentes judiciales a DiarioConurbano.com.

Para los investigadores está prácticamente acreditado que los malos tratos y torturas fueron las acciones de Zorrilla y Martínez que determinaron la muerte de la niña de 3 años.

“La mujer pidió condiciones de seguridad en el penal al que fue enviada, por miedo a represalias”, indicaron las fuentes del caso. Es común que los internos intenten tomar represalias con detenidos por delitos en lo que las víctimas son sus propios hijos.

En el caso persiste una duda que la fiscal espera encontrar una respuesta para fortalecer la acusación: ¿por qué el maltrato se focalizaba en Mía si en pequeña vivienda de Glew vivían otros ocho chicos de entre 16 y 4 años de edad?. Algunos de esos menores eran hijos de Zorrilla y Martínez, y otros hijos sólo de Martínez.

Vanina Zorrilla está imputada del delito de homicidio agravado por el vínculo, que prevé la pena de prisión perpetua. Él está imputado de homicidio.

El hallazgo de la menor se produjo el pasado 4 de diciembre en una vivienda ubicada en Yapeyú al 700, en Glew. Si bien en un principio se sospechó de una muerte natural, los primeros informes médicos en el lugar dieron cuenta de una situación violenta de la que había sido víctima Mía.

A partir de esta certeza, la fiscal ordenó la detención de la pareja que vivía en el lugar. En tanto, dispuso la intervención del Servicio Local de Niñez para proteger a los otros menores que vivían en la precaria casa de Glew.