Horror: Asaltan y matan a un anciano en Villa Galicia

Un jubilado de 81 años fue hallado muerto luego de haber sido maniatado y asaltado por al menos tres delincuentes que le robaron en su domicilio de Villa Galicia, en Temperley, y los investigadores sospechan que la víctima pudo haber muerto asfixiada por los asaltantes.

Fuentes judiciales informaron que cuatro personas que viven en una propiedad lindante fueron aprehendidas en las últimas horas acusadas de encubrir el hecho, ya que, si bien no coincidían con las características fisionómicas de los registros de las cámaras de vigilancia, algunas de las pertenencias que le fueron robadas a la víctima fueron halladas en su vivienda.

Entre los cuatro aprehendidos por encubrimiento hay un adolescente de 14 años, explicaron los investigadores.

El hecho sucedió en las últimas horas en la calle Las Casuarinas al 3700 en Villa Galicia, cuando tres delincuentes ingresaron en un domicilio forzando una de las puertas laterales de la casa.

Al momento del hecho, se encontraba el propietario de la vivienda, un hombre de 81 años, que fue golpeado y atado de pies y manos por los delincuentes, quienes le robaron herramientas y objetos de valor.

Según las fuentes, los policías de la comisaría 8va. De Villa Galicia acudieron al lugar a raíz del llamado al 911 de la hija del damnificado, quien al monitorear desde su celular las cámaras de seguridad de la casa de su padre, pudo observar que había personas desconocidas en el interior de la vivienda.

Desesperada, la mujer alertó a las fuerzas policiales y se dirigió a la casa de su padre, a quien encontró en su dormitorio sin signos vitales, maniatado y con un golpe en el rostro.

Por el momento, los investigadores todavía aguardan los resultados de la autopsia, pero contemplan la hipótesis de que la víctima pudo haber sido asfixiada por los asaltantes mientras le exigían la entrega de dinero.

En la investigación, interviene el fiscal Ricardo Silvestrini, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de Lomas de Zamora, quien ordenó recopilar las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona del hecho para poder dar con los autores.

Además, ordenó el levantamiento de las huellas dactilares que había en la casa en procura de hallar rastros de los asaltantes.