Habló la mamá de la nena abusada en Glew: “Él tenía muy claro lo que estaba haciendo”

Entre lágrimas, la mamá de la nena de 11 años abusada sexualmente por un joven de 18 que la engañó a través de Instagram, en un hecho ocurrido en Glew, reveló el calvario que vivió su hija meses antes de la violación y exige justicia. “Es un enfermo que se encargó de violar todo tipo de derecho de una nena de 11 años”, expresó.

Alba, madre de la víctima, en diálogo con DiarioConurbano.com brindó detalles de la situación que vivió su familia. “Estoy viviendo un infierno”, indicó y sostuvo que es una persona que habla mucho con su hija y nunca pensó que le podía pasar algo así.

“La otra persona la sedujo por Instagram. Una nena de 11 años no tiene mucho conocimiento de ciertas cosas, pero él se encargaba de explicarle un par de cosas de tema sexual, y ella accedió”, señaló.

Por otro lado, la madre de la menor, contó que su hija solo utilizaba WhatsApp para comunicarse con sus padres pero, hace cuatro meses, se había creado Instagram. Desde ese momento, el acusado, empezó a comunicarse con la niña por esa red social.

“Me enteré el día que sucedió todo porque no estoy muy familiarizada con las redes sociales. Hacía cuatro meses que ella venía hablando con esta persona y en enero empezó a pedirle fotos y videos. Le decía que le pase fotos prohibidas. Ella no quería acceder y él le enviaba muchos textos hasta que la terminaba convenciendo. Él tenía muy claro lo que estaba haciendo”, describió.

Asimismo, Alba reconoció que su hija tuvo algunos comportamientos raros previos al hecho, pero estaba tranquila, porque siempre le revisaba el teléfono cuando ella se iba a dormir y leía los mensajes de WhatsApp.

“Cada vez que me acercaba a mi hija, ella huía, no me dejaba ver lo que estaba haciendo. Empecé a ver comportamientos raros, que estaba como a la defensiva. Resulta que ella la estaba pasando mal porque él le pedía cosas que no estaban bien”, destacó.

Y agregó: “A veces, por el trabajo o las obligaciones, los padres estamos como un poco ciego a lo que pueda pasar con nuestros hijos, y ellos, hoy están viviendo el doble de lo que nosotros vivíamos antes. Como madre, le puede decir, que estuve atenta con mi hija, la controlaba, pero no le encontraba nada. Hoy, lamentablemente, hay muchas cosas que se nos escapa de las manos, como las redes”.

El hombre de 18 años quedó imputado por los delitos de “Grooming y abuso sexual agravado con acceso carnal”. La investigación está a cargo de la fiscal María Delia Recalde, titular de la UFI 9 especialista en Trata y Delitos Sexuales de Lomas de Zamora.

“Quiero que este tipo pague lo que hizo, que los padres como nosotros, que hacemos malabares para llegar a fin de mes, si tenemos que dejar a nuestros hijos solos, podamos dejarlos sin miedo”, reclamó la mamá de la víctima.

 

Mabel Cáceres