Fuga de la Comisaría de Llavallol: Tres policías acusados y la inquietante versión de un preso

Luego de ser recapturado, un hombre de 35 años, acusado de matar a un joven de 29 hace un mes en Temperley, y que se había fugado de la Comisaría de Llavallol, declaró que pactó la evasión con el titular de esa dependencia por 70 mil dólares. Ese comisario, el subcomisario y un oficial están imputados por favorecimiento culposo de evasión. Es decir, por el momento, la justicia no tiene comprobado que los policías hayan facilitado la fuga deliberadamente.

Daniel Alberto Alfaro, de 35 años, declaró ante la fiscal Silvina Estévez, de la UFI 4 de Lomas de Zamora. Ahora está imputado, además del crimen en Temperley, por la fuga de comisaría, ocurrida el 26 de abril pasado.

“Arreglé todo con el comisario (Carlos) Guerra. Me dio un teléfono celular unos días antes para lo cual tuvimos que hace una especie de rebelión en la comisaría”, contó en su indagatoria Alfaro.

En la declaración, a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el imputado de homicidio sostuvo que “toda la comisaría sabía del arreglo de la fuga” y que, a través de su amante y un amigo, le hizo llegar a “una persona conocida de Guerra“ 70 mil dólares como arreglo para la fuga.

“La entrega se hizo en la estación de Temperley. Está filmada pero no la voy a entregar, la voy a difundir a la prensa. Yo ya estoy jugado. Me voy a divertir un tiempo con esto”, se burló Alfaro, en su declaración ante la fiscal Estévez.

Luego detalló que el personal de la Comisaría de Llavallol les dio las limas para limar los barrotes y las facas para amenazar al personal en la fuga. “Nos dejaron el paso abierto a las llaves térmicas para cortar la luz. Además, el acuerdo era no golpear a las dos mujeres policías que iban a estar ese día”, añadió.

“Todo salió cómo habíamos arreglado”, se ufanó Daniel Alberto Alfaro, en su declaración.

Por su parte, en la UFI 8 de Lomas, la fiscal Carla Furnigo, ya imputó por facilitación culposa de evasión al comisario Guerra, al subcomisario y a un oficial. No está comprobada la versión de un pago ni de la apertura de accesos a sectores de la comisaría, como declaró Alfaro. Por eso, la investigación apunta a la negligencia.

No obstante, por testimonios se determinó que hacía por lo menos 4 días que no se hacían requisas y en el calabozo se hallaron facas y sierras. Además, algunos testigos declararon que la evasión se venía planeando desde hacía unos días. En este punto, aparece coincidencia con los dichos de Alfaro.

No obstante, los golpes recibidos por las dos policías que estaban al momento de la fuga y la intención, que según testigos, tenían los presos de matarlas, desmiente el acuerdo del que habla el acusado de homicidio, recapturado a pocas cuadras de su casa.

Los tres policías ya fueron indagados por la fiscal Furnigo y quedaron imputados de facilitación culposa de evasión.

Cabe recordar que de los 8 presos que se fugaron de la Comisaría de Llavallol aún permanecen dos prófugos.