Fiorito: A una semana y sin detenidos, reclamaron justicia por la muerte de Nahuel Ayala

Familiares, amigos y vecinos  de Nahuel Ayala, el adolescente de 15 años que murió al ser atropellado por delincuentes en Fiorito, realizaron este jueves por la noche una manifestación pacífica en reclamo del esclarecimiento del hecho ya que hasta el momento no hay detenidos.

Si bien había una movilización prevista para horas de la mañana, los padres del adolescente debieron presentarse en la UFI 17 que lleva adelante la investigación para conocer el trámite de la causa. Esto llevó a postergar la marcha para las 18.

La concentración se realizó en Ejército de Los Andes y Filardi, en Fiorito. En forma pacífica, los familiares, amigos y vecinos de Nahuel no sólo reclamaron justicia en este caso sino que además reclamaron mayor seguridad en el barrio.

“En la fiscalía no tienen ninguna novedad todavía y nos piden que esperemos porque están trabajando”, contó el padre de Nahuel, Osvaldo Ayala, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En el expediente ya se recogieron las declaraciones de testigos del hecho y se confirmó que eran dos los delincuentes que iban en el auto robado que terminó con la vida del adolescente.

“Vamos a seguir reclamando justicia, esperando que haya avances en la causa”, afirmó Osvaldo Ayala. En tanto, que explicó que “en el barrio es común el robo de autos”, situación que originó la muerte de su hijo.

Durante la manifestación, los vecinos reclamaron más seguridad en el barrio. “Hay calles de este barrio que en algunas horas son tierra de nadie”, aseguró el padre de Nahuel Ayala. Y adelantó que este viernes tendrán una nueva reunión en la fiscalía a la espera de novedades en el caso.

El jueves pasado, a las 21,30, Nahuel Ayala estaba cruzando en la esquina de Ejército de Los Andes y Filardi, en Fiorito, cuando fue atropellado por un Ford K color bordó que pasó a gran velocidad.

Las primeras versiones indicaron que había dos ocupantes en el auto. Esto fue confirmado por la dueña del vehículo que llegó al lugar porque se lo habían robado a unas cuadras de allí, en Lanús.