Exclusivo: el testimonio que terminó con la detención de un colectivero por el crimen de su hermano en El Jagüel

El testimonio de una mujer fue clave para detener a un colectivero acusado de asesinar a golpes a su hermano y abandonar el cuerpo sin vida en un descampado de El Jagüel. La testigo clave es la ex esposa del imputado y pareja actual de la víctima.

La detención del colectivero Mariano Raúl Balbuena, de 48, la realizó la semana última la DDI de Lomas de Zamora. El chofer de la línea 501 fue apresado en Monte Grande por orden del fiscal Andrés Devoto, de la UFI 1 descentralizada de Esteban Echeverría.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que Devoto lo imputa por asesinar a golpes y arrojar en un descampado de El Jagüel a su hermano, Francisco Balbuena, el 21 de enero último.

La pareja de la víctima, de nombre Lidia, había declarado pocos días después del hallazgo del cádaver, y a los investigadores les quedaron muchas dudas. Lo mismo sucedió luego de la declaración del ahora detenido.

Luego de las pericias con luminol que determinaron que existía sangre en el frente de la vivienda de Lidia, que habían sido lavadas, sumado a otros datos y testimonios que se reservan, Devoto volvió a citar a declarar a la mujer.

Al parecer, la mujer comprendió que la investigación había avanzado y que la involucraba, y contó una versión que coincidía con las pruebas reunidas.

Según indicaron fuentes judiciales a este potal, Lidia contó que se casó en 2000 con Mariano Balbuena y tuvo tres hijos. Vivían en una vivienda de la calle Las Calandrias en El Jagüel. Allí, en 2012, fue a vivir Francisco Balbuena, hermano, de Mariano. Este hombre acababa de salir de la cárcel donde estuvo detenido por robo.

Al año, la mujer se separó de Mariano y quedó viviendo con Francisco, alias “Petro”, con quien al poco tiempo comenzó a tener una relación sentimental.

Según relató la testigo, la víctima tenía problemas de adicciones y poco antes del trágico final le pedía dinero constantemente. Esta situación era conocida por Mariano que estaba distanciado de su hermano al igual que dos de los hijos del ahora detenido.

El 21 de enero de este año, según la acusación, “Petro” fue a pedirle plata a Lidia, con quien ya mantenía una relación conflictiva, a la vivienda de la calle Las Carabelas en El Jagüel. También le exigió ropa que el hombre tenía el lugar.

Se generó una discusión por lo que Lidia llamó a Mariano Balbuena y le contó lo sucedido. Su ex esposo llegó a los pocos minutos al lugar y comenzó a discutir con hermano “Petro”. Lidia dijo que no vio que ocurrió entre los dos hermanos frente a su casa pero que escuchó golpes.

Cuando salió vio a “Petro” en un charco de sangre y a su ex que le pedía que lo ayudara a cargar el cuerpo en su auto. Mariano se fue del lugar con el cadáver de su hermano. Ese mismo día el cuerpo fue hallado en un basural de El Jagüel y para el fiscal Devoto no hay dudas de que el colectivero fue quien mató y abandonó allí a su hermano.

En su declaración, Lidia aportó otro dato más. Su ex se la cruzó a los pocos días del hecho en el centro de Monte Grande y le aconsejó: “cualquier cosa decí que no sabés nada”, en referencia a “Petro”.

El viernes último Mariano Balbuena se negó a hablar en su indagatoria y permanece detenido. El fiscal Devoto lo acusado de “homicidio agravado por el vínculo”, un delito que prevé una pena de prisión perpetua.