El Jagüel: Familiares del joven atacado por una patota piden más detenciones

La familia de Alan Rico, un joven de 18 años que fue atacado y asesinado por una patota en El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, reclama la detención de otros integrantes de la banda que atacó a la víctima.“Queremos que paguen los culpables”, manifestó su madre.

El joven se dirigía a practicar boxeo a unas pocas cuadras de su casa, el pasado 23 de agosto, día en el que se produjo el ataque, y luego de varias operaciones, falleció el 19 de septiembre último en el Hospital Santamarina.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Vanesa González, la madre de la víctima, manifestó: “Queremos que detengan a todos los culpables. Aunque sean menores, hay institutos donde pueden estar alojados hasta que cumplan la mayoría de edad y puedan cumplir una condena. Ellos sabían bien lo que estaban haciendo con mi hijo, fueron conscientes”.

Por el hecho hay dos jóvenes detenidos. Sin embargo, la familia de la víctima exige la detención de otros involucrados. “Quedan 14 chicos en la calle. Desde la justicia nos dicen que están trabajando, pero sabemos que están en el barrio. Quiero que no andén en la calle, es lo mínimo que pido”, afirmó González.

Y continuó: “Más allá de lo que pasó con mi hijo, todavía confío en la justicia. No puedo perder las esperanzas, pero esto tiene que parar porque le puede pasar a cualquiera si estos chicos continúan en la calle. No quiero que a otro chico le pase lo mismo que a Alan”.

Este lunes por la tarde, familiares y amigos de Alan se manifestaron en las calles de Esteban Echeverría y la protesta culminó frente a la Municipalidad para pedir justicia por el joven.

El hecho

Rico fue agredido a las 15 del 23 de agosto en La Rioja al 100, entre Francisco Narciso de Laprida y Máximo Paz, en El Jagüel. Según relató su madre, ese día el joven salió temprano del colegio y decidió ir a entrenar. En el camino se cruzó con un grupo de jóvenes que estaban reunidos en la Plaza 9 de Julio.

En ese contexto, los agresores le aplicaron puñetazos y patadas a Rico, para después golpearlo en el cráneo con una botella. Luego, despojaron a la víctima de sus zapatillas y también de otras prendas de vestir. Luego, huyeron.

Rico estuvo internado en el Hospital Santamarina donde fue intervenido quirúrgicamente en varias oportunidades, pero falleció el 19 de septiembre, luego de agonizar en ese centro asistencial desde el 23 de agosto, cuando recibió la golpiza.

El expediente se encuentra en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.