Demorado por la PSA, el hijo de la fiscal acusado de abuso aseguró ser inocente

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) mantuvo esta tarde demorado en Ezeiza a Rodrigo Eguillor, el hijo de una fiscal de Lomas de Zamora que está acusado de haber abusado sexualmente de una joven de 22 años en un departamento del barrio porteño de San Telmo, para notificarle que debe presentarse mañana ante la fiscalía y no puede abandonar el país. Antes de eso, en declaraciones mediáticas aseguró: “Soy un pibe de bien, yo la salvé cuando se quiso suicidar, y siempre estuve a derecho”.

Según informaron a Télam fuentes de la PSA, Eguillor fue interceptado por personal de esa fuerza cuando se encontraba en el hall del aeropuerto internacional de Ezeiza y se disponía a abordar un vuelo rumbo a Madrid.

Tras ser identificado, fue conducido a unas oficinas que la fuerza de seguridad posee en el aeropuerto, donde se le hizo conocer la citación de la fiscalía y el impedimento para abandonar el país, pero las fuentes aclararon que Eguillor no estuvo detenido ni demorado y que solamente se trató de una notificación.

La supuesta agresión de la que está acusado se conoció ayer, pero ocurrió hace casi tres semanas, sin embargo, el caso tomó relevancia cuando Eguillor publicó un descargo en las redes sociales negando los hechos y acusando a la denunciante como “una negra de mierda” que “le quiere sacar plata”.

El joven que es hijo de la fiscal en lo penal de Lomas de Zamora, Paula Martínez Castro, aseguró desde el aeropuerto de Ezeiza: “Soy un pibe de bien, yo la salvé cuando se quiso suicidar, y siempre estuve a derecho”.

“O la piba tomó alguna droga, o tenía problemas psiquiátricos. Yo soy inocente, no estoy arrepentido de nada”, agregó Eguillor, quien dijo haber trabajado como relacionista público del boliche Jet, al tiempo que explicó que pretendía viajar a Europa a ver el partido entre Boca y River en Madrid.

Hasta el momento, según fuentes judiciales y policiales, lo que se sabe es que todo comenzó el pasado 15 de noviembre cuando la policía de la Ciudad concurrió a un departamento ubicado en avenida Independencia y Piedras, en el barrio de San Telmo.

Al llegar allí, la policía encontró en un balcón del tercer piso a una mujer que gritaba y forcejeaba con Eguillor, y que parecía querer saltar a la calle.

La situación quedó registrada en imágenes que tomó un vecino con un celular, donde se ve que la chica gritaba “me quiere matar” en medio del forcejeo, y que el acusado logró meterla dentro del departamento en momentos en que ingresaban los bomberos.

Tras ser rescatada, la joven estudiante y oriunda del partido bonaerense de Ituzaingó fue trasladada a un hospital en estado de shock, donde declaró, según consta en la causa judicial, que intentaba escapar porque había sido abusada.

Días después, Eguillor emitió un video en vivo a través de la red social Instagram, donde dijo que la chica había tenido un brote, que quería suicidarse y que él había intervenido para salvarla.

“¿Quieren saber cómo es la historia? Si quieren saber cómo es la historia, posta, posta. Si quieren que les diga la posta, se las cuento. Si no, sigan hablando y díganme ‘violín’ y todo eso. Total, no tienen ninguna prueba. No hay ninguna causa en judiciales”, dijo el acusado.

Al conocerse la denuncia, hubo otras mujeres que a través de las redes sociales lo acusaron de maltrato, y fuentes judiciales confirmaron que tiene otras dos causas, una por amenazas en una fiscalía de Monte Chingolo y otra por grooming.

La causa por el hecho ocurrido en San Telmo, caratulada como “averiguación de ilícito”, es investigada por la fiscalía Criminal y Correccional N° 22 a cargo de Eduardo Cubrìa, y el Juzgado Nº 48 de Alicia Iermini.