Caso Fernando Marino: Temen que sean liberados los dos detenidos por el crimen

A casi un mes del crimen de Fernando Marino, un joven repartidor que recibió un disparo en un intento de robo en Adrogué, la familia teme que los dos detenidos sean liberados por falta de pruebas. Los investigadores continúan en la búsqueda de testigos oculares que puedan aportar en la identificación de los autores. 

Luego de que el fiscal a cargo, Gerardo Mohoraz, de la UFI 6, solicitó una prórroga del plazo sobre la detención, la familia considera que hay varios indicios que los relacionan directamente con el hecho.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Matías, primo de la víctima, aseguró: “Pedimos que queden detenidos hasta el juicio, hay varias pruebas que los pueden llegar a identificar pero la justicia necesita pruebas fehacientes”.

Por ahora no hubo avances en la investigación y al no sumarse más pruebas concretas sobre la autoría de los detenidos, la abogada de ambos trabaja para que sean liberados. De no encontrar algo contundente que los relacione van a ser excarcelados.

En este sentido, Matías opinó: “Necesitamos que cualquier persona que quiera ayudar se ponga en contacto con la familia a traves del instagram que armamos o con la fiscalía. Todo sirve y suma”.

Según lo relatado, el abogado de la familia solicitó algunos peritajes de los celulares y aparecieron algunas filmaciones de cámaras municipales que podrían colaborar con las pruebas. 

Si bien no hay testigos que vieron a los atacantes, a los dos imputados se les encontraron cascos, un chaleco, unas calzas que coinciden con la imagen fílmica y la moto se halló en un barrio aledaño al lugar del hecho. .

“Tenemos la sospecha de que es por ahí porque las cosas que los identifican en el video se las encontraron a ellos. Hay un nexo entre ellos y lo que pasó”, argumentó el primo de Fernando.

Con respecto al trabajo de la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, Matías opinó que por ahora estan conformes y señaló que el fiscal se comunica todas las semanas.  

“Está presente el fiscal pero seguimos en la búsqueda de algo que impida que sean liberados”, afirmó.

El asesinato de Fernando ocurrió el lunes 27 de julio al mediodía cuando el repartidor se movilizaba en su Renault Kangoo, color gris, que había comprado una semana antes para comenzar a trabajar. Se estima que buscaba un domicilio cercano en la calle Italia y Bouchard, en Adrogué, donde tenía que entregar un producto. 

En ese instante le pasaron por al lado dos personas en una moto que dieron la vuelta para robarle y le pegaron un tiro en la axila. Hay imágenes de una cámara de seguridad que captó el delito y que muestra cuando Fernando se bajó de la camioneta como pudo y se cubrió la herida. 

Luego de que se tiró al asfalto, pasaron dos autos que no se detuvieron para ayudarlo. Sin embargo, un vecino que testificó en la causa, escuchó el disparo y  se acercó para socorrerlo. Si bien la cámara de seguridad no pudo registrar a las personas para que puedan ser identificadas, hay un vecino que vio parte de lo sucedido y el mismo vecino que lo ayudó pudo aportar su versión del hecho.

En tanto, un testimonio resultó clave para dar con la pareja acusada, en cuya vivienda se hallaron elementos casi iguales a los que llevaban puestos los asesinos del repartidor.