Burzaco: El acusado de abusar de una vecina se recluyó “por miedo” en una comisaría

El hombre de 68 años, acusado de abusar de su vecina de 13 en Burzaco, al que el Tribunal de Casación le había otorgado el arresto domiciliario se presentó en una comisaría y pidió protección porque, según denunció, le quieren quemar la casa los vecinos. Ahora, Pedro Olmos permanece en una seccional a la espera de que la justicia tome alguna determinación.

Fuentes judiciales descartaron, consultadas sobre esta novedad, que algún tribunal hubiera ordenado nuevamente la detención del acusado. “Se está esperando la apelación del fiscal de Casación y que el Tribunal revea o no la decisión de otorgarle el arresto domiciliario. Pero no se ha tomado ninguna medida aún. Pidió quedarse en la comisaría por miedo, como iniciativa propia”, agregaron.

Los vecinos del barrio Corimayo, en la localidad de Burzaco, habían manifestado la semana pasada su malestar por la decisión judicial de otorgarle la prisión domiciliaria a Pedro Olmos, acusado de violar de una menor de 13 años, en 2019. El hombre volvió al barrio de Burzaco, a pocas cuadras de la casa de la víctima.

La defensa de Olmos, de 68 años, presentó un hábeas corpus alegando que sufre “hipertensión y osteoporosis” por lo que está dentro de la franja etaria que lo considera persona de riesgo y por una decisión del juez de la Cámara de Casación Penal bonaerense, Víctor Violini, consiguió la prisión domiciliaria.

La semana pasada cuando la familia y algunos vecinos intentaban realizar un escrache al violador, tuvieron que dispersarse rápidamente porque un familiar del acusado salió armado a amenazar a los manifestantes.