Budge: Le dieron 15 años al asesino del joven atrapado en una pelea de narcos

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N 5 de Lomas de Zamora condenó a 15 años de prisión a Damián “El chancho” Sena, imputado por el homicidio de Sebastian Miranda, un joven asesinado en un enfrentamiento entre bandas que vendían paco en la zona del Campo Tongui en 2017. Mientras que en los alegatos el fiscal había solicitado 21 años de prisión para Sena, la defensa argumentó que debían absolver a todos los acusados.

En diálogo con DiarioConurbano.com, María, madre de la víctima, aseguró: “Uno nunca está conforme con los años porque nada nos devuelve la vida de él pero son de cumplimiento efectivo y eso nos deja tranquilos”. El Tribunal recalcó la reincidencia de Sena debido a que tenía otros delitos anteriores al hecho ocurrido en 2017 y había estado en prisión. 

En este sentido, se absolvió a Emanuel y Alberto Sena, Elisandro Fernández y Alejandro Sosa quienes también estaban imputados por el homicidio. Sin embargo, durante el juicio no hubo testigos oculares que pudieran dar cuenta de que ellos estaban junto a Damián Sena cuando efectuó los disparos que mataron a Sebastián. 

Con respecto a la absolución de los demás acusados, María explicó que “ojo humano no lo vio”. A pesar de que muchos testimonios los señalaron como parte de la banda que participó del tiroteo, ninguno pudo reconocerlos. “Los otros quedaron en el auto, nadie los pudo ver y quedaron libres. Entonces no se puede inventar. Da cuenta de la credibilidad del testigo ocular que dijo la verdad, que sólo vio al Chancho”, sostuvo la madre de Sebastián.

La mujer también destacó el trabajo del fiscal Walter Di Stefano, a cargo del juicio oral. “Había testigos pero todos tenían miedo y ninguno estaba señalando al Chancho directamente. Por el trabajo del fiscal se encontró un testigo que lo vio cuando disparó y se animó a hablar”.

Muchos vecinos del barrio se acercaron a la audiencia a apoyar a la familia. Durante el juicio habían manifestado su preocupación sobre la posibilidad de que Sena quedara en libertad. En esta línea, María aseguró que “espera que esté más tranquilo el barrio”. “Quedan los hermanos afuera pero aparentemente estaban más tranquilos. No les conviene actuar y continuar delinquiendo, ya tienen un hermano adentro”, apuntó.

El homicidio de Miranda ocurrió el 19 de marzo de 2017, alrededor de las 22, en las calles Saladillo y Cañuelas, en el Campo Tongui, en Ingeniero Budge cuando se acercó a la zona a comprar droga y recibió tres disparos en un enfrentamiento entre un grupo que custodiaba un búnker donde se comercializaban estupefacientes. Según la investigación, en la zona había más de dos grupos que disputaban el territorio para la venta de droga.