Berazategui: Murió la mujer baleada por su ex pareja

La mujer que había sido baleada el 6 de noviembre en Berazategui en el mismo hecho en que asesinaron a su pareja, ataque por el que está detenido un expolicía con quien ella tenía una hija en común, murió en el hospital en el que estaba internada.

Se trata de Laura Figueroa, quien falleció en las últimas horas en el Hospital Evita Pueblo de dicho partido de la zona sur del conurbano.

Según las fuentes, Figueroa estaba internada en ese centro asistencial desde el 6 de noviembre último, cuando resultó baleada junto a su pareja, Lucas Saavedra, que murió ese mismo día.

Por el ataque a balazos está detenido con prisión preventiva el expolicía Ramón Mieres (56), quien había sido pareja de Figueroa, que a raíz de las heridas sufridas perdió un riñón y tenía comprometido el bazo, además de sus piernas y brazos.

De acuerdo a los voceros, el cuerpo de la mujer será sometido mañana a la operación de autopsia en la que los médicos forenses confirmaran todas las lesiones que presentaba.

El hecho investigado ocurrió el 6 de noviembre a las 16, en calle 416, a pocos metros de Camino Centenario, en la localidad de Gutiérrez, partido de Berazategui, donde Figueroa iba en auto junto a Saavedra y se les puso a la par una Peugeot Partner negra, conducida por Mieres, con quien la mujer tiene una hija en común.

Al parecer, Mieres disparó contra el hombre y la mujer, quienes descendieron de su vehículo e intentaron escapar a la carrera, aunque cayeron baleados en el lugar.

Tras el ataque, el imputado fue detenido a las pocas cuadras ya que testigos que escucharon los disparos alertaron inmediatamente a la Policía.

A simple vista, Figueroa tenía al menos dos disparos en el torso y Saavedra un impacto de bala en la cabeza, y ambos fueron trasladados de urgencia al hospital Evita Pueblo, donde el hombre murió.

Según las fuentes, peritos de la Policía Científica y efectivos de la comisaría 3ra. de Berazategui, quienes recogieron en la escena del crimen ocho vainas servidas de calibre 9 milímetros.

Por último, al aprehender a Mieres, los efectivos secuestraron su pistola reglamentaria Bersa Thunder, la cual tenía siete cartuchos intactos y uno en la recámara.

Al día siguiente de su aprehensión, el expolicía, que era miembro de la División Narcotráfico de la fuerza bonaerense, se negó a declarar ante el fiscal de la causa, Daniel Ichazo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 1 de Berazategui, quien luego requirió su procesamiento, el cual fue convalidado por la Justicia de Garantías.