Avellaneda: Sigue prófuga la mujer que mató de un tiro en la nuca a su ex

A tres meses del homicidio de Santiago Silvente, ocurrido en Avellaneda, su ex pareja y su actual novio de nacionalidad peruana son buscados por el crimen. Ambos tienen pedido de captura nacional e internacional. El joven recibió un disparo en la nuca en noviembre último y murió tras agonizar por 21 días.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Mariana, la madre de la víctima, afirmó: “La asesina sigue prófuga con pedido de captura internacional. Es evidente que estando tres meses escondida de la justicia alguien la está ayudando. Ya le pedí a la fiscal que si le queda grande la causa de mi hijo que se lo entregue a un fiscal que tenga ganas de trabajar porque no la están buscando”.

Fuentes de la investigación informaron a este portal que el hecho ocurrió en Avellaneda el 18 de noviembre de 2021. Esa noche, Santiago Silvente, de 25 años, salió de su casa para encontrarse con un amigo. En el camino se cruzó con su ex pareja. Ella iba en el Renault Megane de la víctima y al volante estaba la nueva pareja de la mujer. Ambos hombres mantienen una discusión, se golpean, y se van.

Minutos después, la víctima y su amigo, quienes se encontraban a bordo de una moto, son perseguidos a los tiros. Silvente recibió un disparo en la nuca y su amigo en el hombro y caen al piso. El joven estuvo 21 días internado en el Hospital Fiorito de Avellaneda y finalmente falleció.

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial de Avellaneda, a cargo de la fiscal Maria Laura Carballal, solicitó la captura internacional para la mujer de nacionalidad peruana, de 32 años, por el delito de homicidio.

“Sigo llorando, haciendo marcha y pidiendo justicia. El caso de Santiago se olvidó y esto fue una muerte anunciada. Él dijo ‘si me pasa algo fue ella’ y al poquito tiempo lo mató. Él avisó y ella lo mató”, lamentó la madre del joven.

Y añadió:”El caso Nahir Galarza quedó chiquito al lado de esta mina. Mi hijo era una persona de bien, se ganaba la vida y no había razón alguna para matarlo como lo mataron. Lo mataron por la espalda con un tiro en la nuca”.

La víctima y la acusada mantuvieron una relación de alrededor de dos años que finalizó aparentemente en malos términos. Al parecer, la mujer no había aceptado la separación y en reiteradas ocasiones se aparecía en la casa de la víctima para confrontarlo y hasta agredirlo físicamente. Sin embargo, Santiago nunca radicó una denuncia.