Asesinaron a un colectivero en Claypole y pararon dos líneas

El hecho ocurrió en la madrugada de este jueves. Se habría resistido a un intento de robo cuando llegaba de prestar servicios en la línea 514. El homicidio desencadenó en un paro de transportes de esa línea y de la 160. La víctima tenía dos hijos.

Un hombre que llegaba a su trabajo en la localidad bonaerense de Claypole fue asesinado este jueves por la madrugada de un balazo en la cabeza por un delincuente que aparentemente pretendió asaltarlo, informaron fuentes policiales y judiciales.
Se trata de un hombre identificado por la policía como René Ruiz, de 43 años, casado y padre de dos hijos, quien llegaba a prestar servicios como chofer de colectivos de la empresa 514, para la cual trabajaba desde hacía 15 años.
El hecho ocurrió cerca de las 4.30 de esta madrugada en la calle Araujo 3700, esquina Namuncurá en el barrio Don Orione, de esa localidad de Almirante Brown, cuando llegó a su lugar de trabajo y estacionó su auto Chevrolet Aveo en un garage privado que pertenece a la empresa Expreso Arseno SRL, dueña de la lí­nea 514 y de la 160.
Aparentemente, Ruiz bajó de su auto, lo cerró y cuando comenzó a caminar hacia las oficinas de la empresa fue sorprendido por un hombre.
La sospecha de los investigadores es que el delincuente pretendió asaltarlo, pero por algún motivo le disparó un balazo que impactó en la cabeza de su víctima.
Sin embargo, como Ruiz tenía todos sus objetos personales en sus bolsillos, como el celular, la billetera y las llaves, los investigadores no descartan otras hipótesis.
El jefe de la Superintendencia Zona Sur de la policí­a bonaerense, comisario general Sergio Gil, explicó que el colectivero fue atacado "aparentemente por un solo delincuente que lo sorprendió a unos 15 metros de su auto y que, tras concretar el crimen, escapó por los fondos de la playa de estacionamiento". 
Ruiz recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte en el acto. 
Investigadores policiales y judiciales aseguraron que el crimen fue observado por al menos tres testigos, uno de ellos un hombre que estaba parado esperando un colectivo.
Además, otros dos compañeros de trabajo aportaron algunos datos a los pesquisas ya que se hallaban a solo 50 metros del lugar del homicidio y escucharon el disparo.
Además, los investigadores analizan una cámara de seguridad ubicada a pocos metros del lugar donde ocurrió el crimen, con intenciones de establecer si el homicida actuó solo o tuvo algún cómplice. 
Tras el crimen, los choferes de esa lí­nea y de la Lí­nea 160, que pertenece a la misma empresa, iniciaron un paro de actividades en reclamo de mejores medidas de seguridad.
Un compañero de la víctima y delegado de la empresa contó que "el chofer asesinado era un hombre casado, trabajador y padre de dos hijos menores. El auto se lo había comprado hacía muy poco, con el dinero que ganó con sus 15 años de trabajo en la empresa". 
"Estamos reclamando justicia, por eso estamos sin trabajar hasta tanto tengamos alguna respuesta de las autoridades policiales", finalizó el delegado.
El hecho es investigado por personal de la Jefatura Departamental Almirante Brown, que trabaja bajo las órdenes de la Unidad Funcional de Instrucción 11 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Gastón Fernández.