De forma sorpresiva, apareció sana y salva Camila en el centro lomense

Camila Lagar, la joven de 16 años que se encontraba desde el lunes 26 de febrero, apareció sana y salva en la tarde de este jueves, en cercanías de la estación de Lomas de Zamora. Luego de una intensa búsqueda en redes sociales y en la calle por parte de sus familiares, la joven fue vista en Laprida e Hipólito Yrigoyen por familiares que se encontraban repartiendo volantes para facilitar el aporte de datos. Inmediatamente, fue llevada al Hospital Gandulfo debido a cortes superficiales que tenía en su muñeca izquierda.

 

Jimena, tía de Camila, dialogó con C5N minutos después de la aparición, y manifestó que la menor presentaba lesiones en una muñeca, por lo que fue llevada a un centro de asistencia cercano, para luego ser trasladada a la comisaría en la cual se registró la denuncia por su desaparición, para que pueda declarar al respecto.

Según el relato de Jimena, la joven “está en estado de shock” luego de aparecer frente a su familia. Además, adelantó que “un amigo de la hermana la vio viajando, aparentemente, en el 541, y la acercó a la estación de Lomas, donde estaba la hermana de Camila con nosotros pegando carteles”. Allí, se realizó el encuentro con la familia, minutos antes que encararan una marcha en la Plaza Grigera para pedir por su pronta aparición.

La menor “tiene unos pequeños cortes, pero está en el hospital” siendo revisada para determinar la gravedad de los mismos. Consultada por si aquellos cortes, que se encuentran en una de sus muñecas, podrían ser por haber sido privada de si libertad, Jimena indicó que “puede ser que haya estado privada de la libertad, es una de las cosas que uno espera por tantos días, pero no tengo idea”. A la espera de la declaración de la joven, su tía indicó que “lo extraño es la cantidad de horas que se ausentó de su edad, no es la lógica de una nena de 16 años en la calle” teniendo en cuenta que “no tenía dinero” para hacerlo.

Camila había sido vista por última vez el lunes a las 18, por una profesora de la escuela a la cual ella había concurrido a inscribirse, trámite que nunca realizó. Según investigaciones posteriores, la menor habría pasado la tarde con un ex novio, quien la dejó luego en una parada de colectivos, y nunca más supo de ella.

Según fuentes judiciales, en horas de la mañana del mismo jueves, tanto un familiar como un amigo de Camila habían recibido un llamado de la menor diciendo que se encontraba bien, pero que no quería regresar a su hogar. A partir de un reconocimiento de voz, se pudo confirmar que era ella quien llamaba.