Adrogué: Un testimonio clave permitió llegar a la pareja acusada de matar a Fernando Marino

Un testimonio clave le permitió llegar a los investigadores a la pareja acusada de matar Fernando José Marino, el repartidor de Mercado Libre, el lunes último en Adrogué. Los imputados se negaron a declarar este jueves por la tarde.

Fuentes judiciales señalaron que un testimonio clave permitió dar con ellos en los allanamientos de este miércoles en el Barrio Las Casitas en Llavallol. Allí fueron detenidos los imputados Mauro García, de 25, y Johanna Quevedo, de 29 años.

La pareja se negó a declarar ante la fiscal Mabel Lois y el juez de Garantías 8 de Lomas, Gabriel Vitale, convalidó las detenciones.

Además del testimonio, para los investigadores es clave el secuestro de la pistola calibre 9 milímentros y el casco, las zapatillas y el chaleco que coinciden con las imágenes de los motochorros que mataron al Marino en la calle Italia, en Adrogué.

“En el casco coinciden hasta las calcomanías”, precisaron las fuentes consultadas por DiarioConurbano.com.

Otro dato importante para los pesquisas es que la pareja borró el martes, cuando se conoció públicamente el hecho, las fotos de sus cuentas de Facebook.

Se espera que la semana próxima estén los resultados de las pericias balísticas y planimétricas para conocer más detalles del hecho y fortalecer, entienden los investigadores, la acusación contra la pareja.

García y Quevedo están imputados de “robo calificado por arma tentado, tenencia ilegal de arma  y homicidio agravado”.

El hecho ocurrió este lunes al mediodía en la calle Italia al 900 de Adrogué y la víctima fue identificada por la policía como Fernando José Marino, de 28 años.

Fuentes policiales precisaron a que un móvil de la comisaría Primera de la zona se acercó al lugar luego de una llamada al 911 donde informaron que había habido un intento de robo.

Al arribar al lugar, los policías determinaron que Marino había sido sorprendido por dos delincuentes armados que pretendieron robarle la camioneta Renault Kangoo, color gris, pero se supone que ante la resistencia de la víctima, uno de los ladrones le disparó. El balazo le ingresó por la axila derecha.

Testigos del hecho indicaron a los policías que los delincuentes ser movilizaban en una moto de color azul y que huyeron del lugar sin concretar el robo.

La víctima fue asistida por un móvil de la policía, que lo trasladó al hospital Lucio Meléndez, donde finalmente falleció.