A dos meses, no hay detenidos por un ajuste de cuentas narco en Budge

Ajuste Tongui

“Lo único que tenemos claro es que acá hubo un ajuste de cuentas entre una banda narco que funciona en el Campo Tongui y otro de la villa 1-11-14”, reconoció un investigador policial. A dos meses del hallazgo de un hombre asesinado de un disparo en la cabeza, dentro de un auto abandonado en ese barrio de Ingeniero Budge, no hay pistas firmes sobre los autores. Los códigos mafiosos parecen, por ahora, impenetrables.

 

Jimmy Wilfredo Rengifo tenía 29 años y vivía en la villa 1-11-14, informaron fuentes judiciales. Para los investigadores, el hombre fue asesinado de un balazo en la cabeza en otro lugar y abandonado en un auto en Cañuelas y Pasaje San Jorge, en el Campo Tongui, en Lomas de Zamora, el 16 de marzo pasado.

“Las bandas narcos que actúan en el barrio se abastecen en distintos lugares, entre ellos la 1-11-14, donde hay grupos de peruanos que manejan ese negocio”, indicó un investigador a Diarioconurbano.com. Rengifo también era peruano

Desde un principio, la hipótesis de un intento de robo quedó descartada: la víctima tenía en su ropa 4.500 dólares y 8 mil pesos

Si bien la venganza – posiblemente con un sello narco – parece clara. El crimen está lejos de esclarecerse. No hay muchos testimonios directos que aporten dato. Lo único cierto es que los vecinos aseguraron que el Volkswagen Pointer donde apareció el cadáver “no era del barrio”.

Justamente cuando los vecinos denunciaron la existencia del cadáver dentro del auto – según establecieron los peritos – Rengido hacía por lo menos 6 horas que había sido ejecutado de un balazo en la cabeza. Cuando se pregunta por el tema de la venta de droga, los vecinos del Tongui saben que es un tema peligroso y prefieren “no saber”.

Los policías abocados al caso buscan intensamente a algunas personas que puedan aportar datos que destraben la pesquisa. Pero la tarea no es sencilla. La investigación está a cargo de UFI 1 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Sebastián Bisquert.