Opinión: Será Ni Una Menos

Por Mariela Férnandez y Nerina Favale (*) Este miércoles 5 de Diciembre desde el movimiento de mujeres, lesbianas, trans y travestis realizamos un nuevo paro nacional con movilización para denunciar a los jueces que absolvieron a los acusados por el femicidio de Lucía Pérez.

La absolución de los femicidas invitó a la reflexión sobre el rol del poder  judicial en torno a la desigualdad de género y en este contexto vale la pena recordar que en el último tiempo en Lomas de Zamora se contabilizaron cinco femicidios, que esperan resolución en los tribunales de Larroque y Camino Presidente Perón.

El pasado 3 de Septiembre fue asesinada  Elizabeth Folonda Calini (21) estrangulada en un “supuesto” encuentro sexual con quienes trabajaba. El 25 del mismo mes, Jhovana Suárez (40) fue asesinada a martillazos en la cabeza por su pareja, Fabio Ramos Muchaca, a la vista de sus dos hijas de 15 y 9 años. El 18 de Octubre, Viviana Giménez, estudiante del profesorado 103 de V. Urbana, fue asesinada por su vecino, Osvaldo Valenzuela, de un escopetazo en la cara. El 5 de Noviembre, Celeste Vallejos (37), fue apuñalada por su pareja,  Alcides Ledezma (66). El 28 de Noviembre, Leila Sibara, fue asesinada de un balazo en la cabeza, a raíz de lo cual, se encuentra acusado Luis Alberto Villalba.

No debería llamar la atención, la cantidad de femicidios que suceden en el  distrito, ya que “En el Conurbano bonaerense, el sector más poblado de la provincia, se registraron la mayor cantidad de procesos penales iniciados por violencia familiar y de género. Lomas de Zamora es el departamento judicial con más causas con el 20% del total. Las otras jurisdicciones que encabezan la lista son San Martín y La Matanza.” (https://infocielo.com/nota/89184/cifras_alarmantes_en_la_provincia_hubo_un_femicidio_cada_cuatro_dias_durante_el_2017/)

Los argumentos de los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale del TOC Nº 1 de Mar del Plata ponen en alerta sobre algunos mecanismos específicos del poder judicial que perpetuán y profundizan las relaciones de violencia de género que son causa de todos los femicidios. La omisión y naturalización de la desigualdad de poder, la romantización de los vínculos para omitir el abuso y la violación; y la construcción de la mala víctima relativizan los hechos delictivos contra las mujeres y se anclan como un uso corriente para determinar fallos.

De esta manera se crea un escenario alarmante que se contrapone a la cantidad de femicidios que se suceden cotidianamente  en la provincia de Buenos Aires. Es claro entonces que no se trata solo de un fallo judicial condenatorio,  sino de un fuerte intento de retroceder en los debates sociales que instauro la movilización del ni una menos con este mismo caso como telón de fondo. Es entonces  la justicia legitimando la impunidad de  los hijos sanos del patriarcado.

Esta situación no escapa a lo que sucede en Lomas de Zamora,  Como un ejemplo de esto, la semana pasada, los familiares de Viviana Giménez debieron, junto a organizaciones feministas y la abogada Claudia Perugino, reclamar a la Jueza Marisa Salvo que no otorgue la prisión domiciliaria al femicida, Osvaldo Valenzuela, a quien se pretende presentar como una persona mayor, inofensiva,  con problemas de salud y sin poner el eje en el bienestar de los familiares que viven frente a la casa del imputado, en donde se llevaría adelante la medida judicial de morigeración de la pena.

La justicia de Lomas de Zamora tienen como antecedente inmediato  la condena al femicida de Erica Soriano, Daniel Lagostena, aun sin  haber encontrado nunca el cuerpo de la víctima y el caso de Fátima Catán, nombre que además lleva el hogar para mujeres víctimas de violencia del municipio de lomas de zamora.  En ambos casos, los familiares y las organizaciones de mujer jugaron un rol fundamental para garantizar la institucionalización de las sanciones a la desigualdad de poder entre los géneros que se llevan la vida de las mujeres.  En los dos casos se transformaron en  garantes del proceso para llegar a la Justicia.

Cinco femicidios recientes esperan definiciones de la justicia de Lomas de Zamora, el fallo judicial de Lucia Pérez es un pésimo precedente para este nuevo escenario.

Es por esto que entendemos es  fundamental la participación masiva de las mujeres para no retroceder en las conquistas de nuestros derechos.

El Poder Judicial tiene una responsabilidad fundamental en la regulación de las relaciones sociales, hay un desafío abierto desde las maravillosas movilizaciones del ni una menos y  las jornadas debate por el aborto legal y  es lograr que el estado garantice los derechos que hemos ganado con nuestra voz y  en la calle.

(*) Militantes feministas y Directora de Salud Mental y Subsecretaría de Prevención y Asistencia las Adicciones del Municipio de Lomas de Zamora.