Opinión: Que el 2021 nos encuentre a todes tirando del mismo carro junto a Alberto y Cristina

Claudio Morell

Por Claudio Morell (*)  Transitar el 2020 fue una hazaña demasiado grande para todos los argentinos y argentinas, como consecuencia de dos hechos que marcarán a fuego nuestra historia: la pandemia macrista y la pandemia del Covid-19.

 

Cuando teníamos la esperanza puesta en la reactivación económica y social de la mano de Alberto y Cristina tras cuatro años nefastos de gobierno de Cambiemos, apareció este virus desconocido que generó la emergencia sanitaria, el aislamiento social y una mayor crisis económica. Un panorama incierto que nos obligaba a redoblar esfuerzos para lograr el objetivo primero: volver a poner a la Argentina de pie.

 

Pasaron nueve meses desde los anuncios del Presidente, que mientras reprogramaba prioridades tomando medidas de prevención y paliativas, dejaba al descubierto la corrupción de Mauricio Macri y su banda: hospitales sin terminar y sin insumos ni personal suficientes, vacunas vencidas acumuladas en algún rincón, entre otras situaciones similares, producto del desinterés y de la degradación del Ministerio de Salud a Secretaría.

 

Con la llegada del Frente de Todos, la salud volvió a tener ministerio, y con él, la capacidad de planificar de forma seria e integral todos los pasos que se dieron desde entonces hasta hoy. Tantas veces pienso en qué situación estaríamos en este momento si todavía gobernara Macri.

 

Llegamos a fin de año con el cansancio de haber dado batalla a un mal que todavía no termina. Sin embargo, este tiempo encuentra a un gobierno nacional que mira a su pueblo de frente y desarrolla negociaciones con distintos laboratorios para finalmente tener la tan esperada vacuna.

 

Este martes, un avión de Aerolíneas Argentinas, nuestra línea de bandera, viajó a Moscú para buscar las primeras dosis de la Sputnik V, ya aprobada por la ANMAT. Empieza un nuevo proceso, esperanzador, sin dudas, tanto en materia sanitaria como económica.

 

Seguimos enfrentándonos también a los permanentes palos en la rueda que ponen los sectores de la derecha neoliberal de nuestro país, por momentos con acciones absurdas y escandalosas. Se trata de la oposición más reaccionaria, que cuenta con el apoyo de los medios de comunicación hegemónicos y el Poder Judicial.

 

Y a propósito de reaccionarios, en Lomas de Zamora no debemos olvidarnos jamás de la decisión que tomó el exjefe de Gabinete Guillermo Viñuales de volver a su cuna política, junto a Eduardo Duhalde, Mauricio Macri y demás dirigentes que enarbolan las banderas de la UCeDe.

 

Para llevar adelante las políticas de nuestro intendente, Martín Insaurralde, tendremos que afilar bien los sentidos y nunca más construir con personajes como Viñuales, que ahora dispone de acuerdos espurios para confrontarnos y dividirnos. Por el contrario, es necesario que construyamos con amplitud, desde los barrios, con compañeras y compañeros dispuestos históricamente a llevar adelante propuestas de democracia participativa.

 

Por todo ello, para esta Navidad, mi mayor deseo como militante, responsable político y funcionario municipal lomense es que el 2020 nos encuentre a todos y todas tirando del mismo carro para empezar a levantar cabeza.

 

Con esa meta por delante, llamo a participar activamente -junto a Alberto y Cristina, y con la memoria viva de Néstor- para construir una democracia plena, con distribución justa de la riqueza, sin presxs políticxs y con aborto legal, seguro y gratuito.

 

¡Felicidades para todes!

 

(*) Subsecretario de Participación y Capacitación Popular del Municipio de Lomas de Zamora, referente de Unidos y Organizados Provincia de Buenos Aires)